¡Nos mudamos!
Visitenos en nuestra nueva dirección web
www.fenixnews.com

La masonería y el concepto de la muerte

Por René A. Recabarren Castillo

Es común que mas de alguien, se pregunte en estos días de recogimiento, meditación, visita a los difuntos en los cementerios ¿ Qué piensa la Masonería como Institución de la muerte? Recalco, como Institución. Esta vez, trataré de esbozar una respuesta ,pero desde el ámbito netamente personal, pues la Masonería entre otros y variados atributos, es jerárquica ,por ende yo no soy nadie, para responder lo netamente institucional.
Sin embargo, puedo declarar y afirmar que la Masonería es una escuela filosófica, donde se entregan a través de Grados estudios donde cada cual va obteniendo para su acervo cultural diversos conocimientos de los cuales selecciona los mejores y los lleva primero a su grupo familiar y después al entorno, sociedad a la que pertenece, por tanto se dice que es melliorista y ecléctica.
Pero antes de entrar en la materia enunciada en el título, es dable indicar que en esta Institución ,se nombran algunos conceptos como por ejemplo “ Oriente Eterno” que es el paraíso o Edén simbólico de éstos. .De ahí es que cuando un Masón fallece, se anuncia públicamente que NN “pasó a decorar el O.E ( Oriente Eterno) o sea, falleció y se fue al más allá, a regiones como dice la Institución, “ nos son desconocidas” tema que esta vez no abordaremos por razones obvias, pero, adelanto que tiene relación con “ la inmortalidad del alma” que para algunos, ésta es solo una especie de energía que “ no se destruye y solo se transforma” ( o sea, es eterna)
Para la Cristiandad, el Paraíso Celestial o Cielo, alberga las almas de los muertos, que según “ la gracia divina” es cuando las almas de los fallecidos se unen con Cristo y la Trinidad. Se complementa todo lo anterior, con la creencia en un Infierno como antítesis y con un Purgatorio, como intermedio del cielo. En simples palabras, el Paraíso, es puramente espiritual.
Veamos ahora que dicen otras religiones al respecto. Para los árabes, el jardín “ La Yanna” es el Paraíso terrenal islámico, que consta de 7 niveles, en el 7º el más alto moran los profetas, los mártires, la gente más veraz y piadosa. Promete también una nueva vida inmortal para sus moradores que, tendrán la misma edad, estatura y está pleno de “ Huries” ( doncellas) y placeres cada vez mayores.
En las fiestas tradicionales del “ Judaísmo” la vida después de la muerte es llamada Olam Habá o Mundo venidero y se diferencia del Olam Hazé que es el mundo en que hoy vivimos.
Hemos leído, resumido sin ahondar en la materia que en un ámbito de la Cábala, se distingue el Olam Hatejiá o mundo de la resurrección. Por otra parte el Olam Haba , es el lugar hipotético al que van, las almas justas después de la muerte, tanto judías como Gentiles ( no judías) y se denomina “ el mundo de las almas”.
No estamos seguros, pero a nuestro parecer “ la reencarnación” es parte de la tradición judía que a muchos les parecerá extraño ( ver Zohar 186 b).
Entregados algunos antecedentes previos, podemos colegir que la mayoría de las religiones afirma que “ existe un más allá”.
Pero, vamos ahora de lleno a lo nuestro. El concepto de “ muerte “ está presente en las Ceremonias Masónicas, desde el primer instante en que el “ Candidato” llega a un Templo para ser “ Iniciado” en la Institución, que por razones obvias nadie está autorizado a darlas a conocer .Pero allí se encuentra con el concepto de “ muerte” simbólica”.
La importancia de este tema, se refleja en las solemnes e importantes Ceremonias fúnebres que todos pueden observar en la sepultación de un miembros de la Institución en los cementerios. Allí, todos los miembros con las manos entrelazadas despiden al Hermano que se va al “ Oriente Eterno”.
Al respecto ,cabe recordar que antiguamente los Masones NO podían ser sepultados en los cementerios que eran parroquiales ,por lo que la Masonería luchó arduamente por un Estado Laico, lográndose crear cementerios públicos. He leído el caso del General José de San Martín ( insigne masón) que fue re enterrado al borde de la catedral de Bs. Aires y en estos últimos días, la intolerancia religiosa de nuevo a ha llegado a Sicilia donde por ley se obligará a los Masones a declarar públicamente su pertenencia a la Institución.
A través de los años, cada Masón va adquiriendo la certeza de la “ muerte” y como dato ilustrativo todos debemos saber que el Hombre es el único animal que sabe que un día a de morir y aprende a no “ temerla” si no a trascender tras ella, por lo que en nuestros Rituales ( ceremonial propio de un culto, costumbres, conjunto de normas y prácticas) nada se dice del “ más allá” como contrapartida al Oriente Eterno.
Recapitulando, el concepto de “ muerte” ( en lo personal) no es más que la cesación de la vida, entendiendo ésta como un organismo biológico en cuya existencia, culmina su ciclo de vida. Por lo mismo algunos hablan de la Muerte Menor, que es el fin de todo ser vivo que, tiene su carga genética de ADN y de la Muerte Mayor que está referida a la muerte del ser humano, como ser supremo, creado a imagen y semejanza del Gran Arquitecto del Universo( Dios).
Si bien, vida y muerte están íntimamente ligadas, la muerte va más allá del criterio restringido, de la muerte biológica, ya que los fenómenos naturales del macro y microcosmos no tienen una existencia que culmina en una muerte o final dentro del universo y a la vez dentro del Hombre.
En la Masonería, la “ muerte simbólica” da paso a una Nueva Vida, a un renacer espiritual, por lo que ¿ habrá alguna otra Institución que venere más al concepto de muerte? Tanto y tanto, podríamos comentar al respecto, pero la libertad de pensamiento nunca es total, siempre habrá para algunas mentes timoratas el temor de ser infidentes, por lo demás si algún lector quiere saber más sobre este concepto mirado desde la óptica masónica, sin problema alguno puede informarse en la web.
Damos término a esta crónica especial, citando a Machado que dijo que a la muerte no hay que temerle, porque mientras somos, la muerte no es y cuando la muerte es, nosotros ya no somos”.


COMICs