¡Nos mudamos!
Visitenos en nuestra nueva dirección web
www.fenixnews.com

Fútbol y Masonería


Fútbol y Masonería


El 26 de octubre de1863 se establecieron por escrito las reglas del fútbol. Se constituyó la English Football Association. La reunión se desarrolló en la Freemason’s Tavern, Queen Elizabeth N° 11, Londres.


A la reunión asistieron representantes de diversas escuelas donde se practicaban diferentes variantes del deporte hoy conocido como fútbol, con el objetivo de unificar criterios, establecer las primeras normas, y consensuar un nombre con el que denominar al deporte.


En la reunión hubo serias discrepancias entre las escuelas partidarias de permitir el uso de las manos (lideradas por la de la ciudad de Rugby), y las escuelas partidarias de permitir exclusivamente el uso de los pies y  la cabeza. No hubo acuerdo entre las dos tendencias. Los delegados favorables a permitir el uso de las manos se retiraron de la reunión y, establecieron las bases del deporte al que llamaron "Rugby".


Los partidarios de jugar exclusivamente con los pies acordaron allí mismo las primeras reglas, llamar al nuevo deporte football, y crear la English Football Association.


A algunos podría sorprenderlos, que en el mismo local desde 1821, se realizaban la reuniones del Political Economic Club de Londres. A estas reuniones asistían los primeros economistas clásicos. La Teoría Económica clásica debe mucho al planteamiento de las cuestiones que allí se debatieron y resolvieron. Fueron habituales de estas reuniones en la taberna David RicardoThomas Malthus, N. W. Senior, entre otros muchos. Par otros no es tan extraña esta relación entre futbol y economía. El futbol hoy mueve mucho dinero y beneficia a muchos actores. Su influencia en la política de los estados es también muy alta.


En las deliberaciones de la Freemason’s Tavern se acordó entonces que el Futbol sería un deporte de equipo jugado entre dos conjuntos de 11 jugadores cada uno. El terreno de juego sería rectangular, de césped natural o artificial, con un arco a cada lado del campo. El objetivo del juego sería el desplazamiento de una pelota con cualquier parte del cuerpo que no sean los brazos o las manos, y mayoritariamente con los pies, para intentar introducirla dentro del arco oponente. Esa acción se denominaría gol. El equipo que lograra más goles al cabo del partido, de una duración de 90 minutos, sería el ganador.


Entre los principales promotores del nuevo deporte se encontraban masones que eligieron para la reunión la Taberna de los Francmasones. La Masonería no creo el futbol de la nada, hizo lo que siempre hace, reunió lo disperso, generando el ámbito donde se reunieron los que tenían distintas opiniones respecto al tema y luego de un debate de ideas se consensuaron reglas que permitieron jugar en igualdad de condiciones en todos los lugares y siempre con las mismas reglas de juego.


El juego se basa en principios masónicos como el de igualdad de oportunidades para ambos equipos, pues se desarrolla en un campo de juego dividido en dos partes iguales, y que se alternan en dos tiempos iguales, para el viento o el mal estado del terreno o cualquier otro factor endógeno se compense con la alternancia en el campo y esa elección se realice al azahar tirando una moneda.


También la elección de un terreno horizontal, para que el campo de juego no este inclinado hacia algún lado, sea seguramente fruto de la influencia masónica así como la elección de figuras geométricas en ángulo recto realizadas con la escuadra y aquellas como el círculo central y la medialuna en las áreas elaboradas con el compás.


El centro, donde se coloca la pelota (también redonda), para comenzar el partido es un punto equidistante de todos los lados del campo de juego. El espíritu de igualdad pregonado por la Masonería está siempre presente. La tribuna fue pensada como el “punto de encuentro” donde el aficionado aplaude o recrimina por igual a jugadores de distinto, origen, religión o ideas políticas.


Cualquiera sea el resultado, los jugadores intercambiaban camisetas al final del partido, una expresión que subraya al valor de la tolerancia y la fraternidad.


En nuestro país


El fútbol llegó a la Argentina a través de viajeros ingleses, muchos de los cuales eran masones. El 20 de junio de 1867 se jugó el primer partido en el Buenos Aires Cricket Club. De inmediato se fundó el Buenos Aires Football Club y se organizó el encuentro entre colorados y blancos, donde ganaron los primeros por 4 a 0. Curiosamente, esos colores coinciden con los atributos del Maestro Masón.


Hacia 1887 nació el Quilmes Athlectic Club, solo para ingleses, la entidad más antigua de las que integran la Asociación del Fútbol Argentino. Años mas tarde, un grupo local dio nacimiento a Argentinos de Quilmes. “Y cambian otra costumbre: los ingleses, en el entretiempo tomaban té. Los argentinos se hacían mate cocido”(Osvaldo Bayer en “Fútbol Argentino”). Estaciones ferroviarias, logias masónicas y clubes de fútbol constituyeron por entonces un conjunto estrechamente relacionado.


Sucedió otro tanto con la inmigración italiana afincada en el barrio de La Boca, a orillas del Riachuelo, en la Ciudad de Buenos Aires, la mayoría de ellos eran genoveses, socialistas y anarquistas, muchos de ellos Judíos conversos.


Hijo de las logias de inmigrantes peninsulares afincadas en la Boca, nació River Plate, tras la fusión de unión de dos clubes amateurs (Santa Rosa y La Rosales). Su primera cancha estuvo en Sarandí, coincidente con la línea ferroviaria del sur bonaerense.La banda roja cruzando el pecho sobre las camisetas blancas de la casaca riverplatense, se corresponden con el diseño y los colores del mandil del Maestro Masón


Los genoveses arribados al país, separatistas a ultranza, querían fundar una “Repubblica Genovesse della Boca”. La presencia genovesa en la Boca era tal que River no quedó a salvo del fenómeno y llevará para siempre en su historia el hecho de que, entre tantos fundadores españoles, se les coló un xeneize. Aunque la división tuvo varios motivos.


Asuntos portuarios, Madero vs. Huergo; de religión, masones ingleses contra masones marranos; de política, mayoría de radicales por un lado y socialistas y anarquistas revoltosos, por el otro; los xeneizes con sus típicos conventillos: muchos fueron los factores que trabajaron en la división distintiva de bandos, que en estos días reconocemos con la simple antinomia entre Millonarios y Xeneizes, Gallinas y Bosteros, un antagonismo que, rompe con todas las barreras de lo conocido aquí y en el resto del mundo.

Geometría Sagrada


Que la Masonería haya sido el origen de las reglas del futbol nos explica algunos aspectos importantes como la utilización de la geometría sagrada para la asignación de cantidades, dimensiones y formas geométricas. En ese sentido los 3 árbitros con su vestimenta negra verifican la aplicación del ritual y los 11 jugadores por equipo no son números casuales. El once significa el cambio, la ruptura y son 10 jugadores más 1 que juega con reglas distintas, el arquero, que es el único que puede hacer algo prohibido para el resto, como el tocarla pelota con la mano, dentro de un sector de la cancha como es el rectángulo del área.


La pelota es una esfera que representa al sol, también es particular pues está formada por 32 gajos 20 son hexágonos y 12 pentágonos. En realidad son 32 caras. Alguno pensará que le falta una para llegar a 33, quizás la tenga, hay que saberla buscar. La búsqueda es algo que los masones conocen muy bien. Es interesante como se forma un damero con los colores blancos y negros de los gajos.


La geometría de la cancha de fútbol es equilibrada y tiene una simetría matemática. Simetría significa equidad. Curiosamente, la proporción de la mayoría de las canchas de hoy en día es cercana a la del rectángulo, aquel que posee una proporcionalidad entre sus lados igual a la razón áurea, pero el rectángulo más angosto del marco del gol tiene la forma de una puerta o una tumba.


El semicírculo del área que parece una letra 'D' al borde del área penal, convirtió a una simple caja en algo más interesante. Su función era simplemente evitar que los jugadores interfirieran cuando se estaba cobrando un penal. Sin querer, se transformó en un rectángulo con un domo encima similar a las más importantes edificaciones del mundo


Esos edificios combinan las dos formas por una razón. Los círculos y las esferas siempre han sido asociados con lo sagrado y lo sublime mientras que los cuadrados, cubos y rectángulos han sido símbolos de lo profano y terrenal.


Puestos juntos se obtiene una representación del cielo y la Tierra combinados. En la cancha, el juego entre esas dos formas está entretejido en todos los aspectos del partido. Los jugadores se mueven en un entorno de rectángulos y círculos, y el objetivo es meter una esfera (la pelota) en un rectángulo (el arco).


La cancha de fútbol es una impronta tan grande en la consciencia colectiva de todo el mundo que es imposible imaginársela de otra manera. Pero quizás más significativo es que la cancha es infinitamente reproducible. Se puede crear en cualquier lugar de la Tierra y es instantáneamente reconocible.

COMICs