¡Nos mudamos!
Visitenos en nuestra nueva dirección web
www.fenixnews.com

MASONERÍA Y SOLSTICIO


MASONERÍA Y SOLSTICIO



Libro de los siete capítulos, atribuído a Hermes Trismegisto, padre espiritual de la alquimia, dice “Mirad, os he revelado lo que estaba escondido: la obra alquímica está con vosotros y en vosotros; y porque se halla siempre en vosotros, siempre la tendréis presente, estéis donde estéis, en la tierra o en el mar…” “La diferencia entre la alquimia y cualquier otro arte sagrado reside, pues, en que la maestría no está a la vista, como en la arquitectura y la pintura. Se realiza solo interiormente, pues la transformación de plomo en oro, es en lo que consiste el magisterio alquímico” Titus Burchhardt “Los Ritos, que no son más que el aparato de acción de los símbolos, ejercen un poder natural sobre el mundo astral que contiene en potencia y en germen toda la expansión del mundo físico…La palabra Símbolo quiere decir ante todo resumen, quintaesencia; pues, al cumplir una ceremonia simbólica, atraemos la causa segunda a la órbita de nuestra voluntad, desenganchamos…el dinamismo productor del fenómeno; nuestros dedos salen del plano físico y corresponden al teclado cuyas armonías escucha la materia y que permanece perpetuamente oculto; más para ser cumplido de una manera eficaz, todo Rito exige un estado de alma e incluso una preparación del cuerpo, un cimiento previo, físico, anímico e intelectual, sin el cual sería pueril pensar en actuar con las claves fenomenales” Conde de Larmandie. Solsticio, sol detenido.


En la Masonería hay dos grandes festividades, los Solsticios. De invierno y de verano. El arte del Sol fundado en los principios de la Geometría. El Ritual de la naturaleza de la cual los humanos somos conjunto, nos hace atravesar, hoy, por el Solsticio de invierno en el hemisferio sur. El Símbolo de este Ritual nos adentra en los confines de la Tierra, en la absoluta oscuridad. Nos lleva a visitar el interior de nosotros mismos, VITRIOL. Solsticio, Ritual, Alquimia y Masonería: el rey Sol detuvo su marcha en el Orden universal. La aparente oscuridad nos permite discernir las acciones del Todo, el Ritual constante de la naturaleza, del sistema solar y de nuestro propio ser; de la Tríada que habita en cada humano. La división del ciclo anual en sus dos mitades, ascendente y descendente. Somos ínfimos puntos pertenecientes al Rito natural, al ciclo del eterno retorno, y nos correspondemos con la naturaleza porque somos partes de ella.


En este lapso del año, la noche más larga, la armonía del conjunto es eterna, desde la finitud de la tríada humana hasta la infinitud de la armonía cíclica de los astros. La naturaleza está en calma, pero de forma subterránea se produce la alquimia que iluminará con la luz que paso a paso, escala por escala, día a día, atravesaremos para lograr el producto de la semilla sembrada, para lograr más luz en el Orden del que somos una parte. La acción del Rito Solsticial generará en la naturaleza de la tierra, después de su detención, la apertura hacia días más gloriosos de vida, reverdecerá a partir de este Solsticio de invierno en el hemisferio sur. Y el Ritual armónico nos incluye: ¿Qué hemos sembrado en los surcos mientras la luz caminaba hacia su menor apariencia? Eso también reverdecerá en cada humano. Somos una parte del todo y no escapamos a nuestros propios pensamientos y acciones. Somos los arquitectos de nuestro propio ciclo, los alquimistas de nuestras propias vidas, los símbolos de cada Ritual cíclico natural. Pandora al cerrar la caja nos dejó a los mortales la esperanza. ¿Se trata de renovar constantemente la esperanza de ser cada día mejores?, y en la introspección de nuestro ser interno, quizás es conveniente aunarnos con la tradición cíclica, alquímica y ritualística de la naturaleza y del Todo para perfeccionarnos algo más. Aunque sepamos que todos nuestros invernales Solsticios no nos alcanzarán para ser perfectos. Finalmente, no son tantos los soles detenidos que atravesamos en nuestra vida de tríada humana.


¡Qué bueno aprovecharlos! Ser conscientes. cruzar los símbolos para realizar el Rito de la alquimia, nuestro plomo será oro con buenos pensamientos, buenas palabras y buenas acciones. Todo armónico, todo en concordancia.


El todo es un orden armónico, pertenecemos a él y él nos pertenece. Cada masón, cada iniciado recorre el camino del laberinto para llegar a la Isla de los Bienaventurados. Pero luego, cuando la luz allí ilumina, tiene la misión de regresar a su patria, a su espacio, a su rededor, a sus iguales y mostrar la llama, el logro, ese pequeño inmenso paso de un pulimento más, de una semilla de perfeccionamiento.


Un Prometeo que no cesó en la búsqueda del fuego. Solsticio y Masonería, los humanos peldaño a peldaño iluminándonos con la luz del razonamiento y del ritual natural. Universo, sistema solar, sol, tierra, equilibrio perfecto. Y nosotros.


Mirta Kreng, Maestra Masón

COMICs