¡Nos mudamos!
Visitenos en nuestra nueva dirección web
www.fenixnews.com

Secretos Masónicos.


 

Imagen relacionada


El elemento del “secreto” y el “secretismo” han sido una de las mayores controversias que envuelven a la Masonería, y quizás con buena razón. Este factor es poco comprendido aun por los Masones practicantes, por un lado, (así este aspecto del secretismo en su significado más profundo ha sido mal interpretado) y por otro lado, los propósitos espirituales más verdaderos de la Masonería no han sido todavía presentados con claridad a la mente del público que busca, lo cual, si fuera hecho, de algún modo podría aclarar un poco el elemento del “secretismo”, o al menos explicarlos, aun si no son aceptados por aquellos que no comprenden o no pueden comprenderlos.


En todas las escuelas de misterios, desde tiempos inmemoriales, siempre ha existido una práctica del secretismo que estaba estrictamente observada acerca del conocimiento ganado, revelado y realizado. Eso no es debido a ninguna razón sectaria o exclusivista, sino más bien debido a que el acceso a tal conocimiento exige un tipo inusual de pureza espiritual y motivo altruista, de palabra y de hecho. Tal conocimiento admite el lado escondido de la naturaleza y a las energías y fuerzas más sutiles que crean causas, así como a seres y existencias viviendo en todos los niveles de los planos subjetivos y espirituales que son las encarnaciones de tales energías y fuerzas (pero que están veladas a los ojos del mundo), porque todo lo que es y existe, es una entidad. Esta enseñanza panteísta se encuentra en el centro de todas las verdaderas escuelas de los misterios. Inevitablemente, si uno progresa en dominar al yo, entonces el verdadero lado de los misterios de la naturaleza y de la existencia, son revelados. Pero tal conocimiento es merecido en virtud de una aplicación ardua a uno mismo de las exigencias del Auto-Conocimiento. Tales llamados misterios son así revelados a la consciencia como un desarrollo natural de la facultad interna de su propia naturaleza, y este despertar de la facultad interna es uno de los progresos naturales en el Sendero Espiritual. Lo que antes era un misterio, ya no existe como tal para esa conciencia.


Esta clase de exigencia concierne al significado más verdadero de lo que es “esotérico”. Esotérico es convencionalmente considerado como alguna clase de conocimiento arcano de lo que está “oculto”, pero el significado en el contexto de la nomenclatura de las escuelas de los misterios, concierne a lo que está “oculto” a los ojos y conciencias puramente mortales y convencionales, por un lado y por otro al conocimiento de esas fuerzas y energías ocultas que condicionan formas y cualidades, además de la capacidad de manejar tales energías y fuerzas que cuando son puestas prematuramente en las manos de aquellos que esconden un motivo impuro, puede probar ser desastroso para el bienestar de la raza humana.


Gradualmente, a lo largo de eones, ciertos aspectos del conocimiento que antes eran esotéricos y parte de los secretos de las Escuelas de los Misterios han sido permitidos de filtrarse en la consciencia general de la humanidad y entonces se ha hecho de “conocimiento común” porque la humanidad misma ha realizado progreso espiritual y ha llegado a estar más mentalmente estabilizada e iluminada. Las maravillas del mundo moderno que la ciencia nos ha dado, han contribuido a esta revelación, pero aunque en ciertas instancias la ciencia nos explica cómo funcionan las cosas, no nos enseña lo que significan. Para el significado, se deberá penetrar en el mundo del significado y para eso se deberá estudiar la ciencia interna y espiritual y aplicarla a uno mismo para llegar a ser un conocedor. Sin embargo existen ámbitos de conocimiento más vastos de las cuales la humanidad es totalmente ignorante, y este conocimiento es cuidadosamente resguardado en los niveles más altos del plano, el plano donde mora el Alma, y por lo tanto uno no puede ni si quiera lograr acceso a tal conocimiento a menos que uno pueda elevar su consciencia a tales altitudes – de ahí el valor del tipo correcto de meditación.


El verdadero iniciado en los Misterios tiene la obligación de aplicar el conocimiento y el poder logrados y adquiridos de esas fuerzas y energías ocultas al servicio de la raza y para el beneficio de la humanidad, y no para los propósitos egoístas. Si una persona fuera a aplicar este conocimiento con propósitos egoístas, estaría pasando muy cerca y precipitadamente al sendero de la izquierda de la magia negra y haciendo mal. La Masonería enseña el sendero de la derecha y del servicio altruista a la humanidad. Gradualmente, y a través de una disciplina y progreso genuinamente espirituales, el estudiante en las escuelas de misterios alcanza una medida de dominio de Sí Mismo y de las fuerzas que existen en la Naturaleza, y aprende cómo manejar esas fuerzas y energías para el beneficio de los otros, y así un poder espiritual en aumento es puesto en sus manos.


Así la Masonería, siendo el linaje de los “Antiguos Misterios” y de las Escuelas de los Misterios, ha preservado las palabras en sus rituales de dramatización de esos procesos internos, “al digno, y solo al digno” y continua en este tipo de preservación, y con razón. La Masonería entonces ha preservado la forma del secreto acerca de tales fuerzas y energías ocultas hasta la época – que se acerca rápidamente – en que los Misterios más verdaderos serán restaurados y las Escuelas de los Misterios que una vez florecieron en culturas y civilizaciones pasadas, serán de nuevo aceptadas extensamente sin superstición y como una parte natural del programa del vivir humano. En tales Escuelas, claro, se encontrará una revelación cuidadosa de tales “misterios” a los estudiantes avanzados, y entonces habrá la necesitad de guardar los secretos reales del “indigno” y del “profano”.


Entretanto, la Masonería ha preservado el simbolismo de los secretos pertenecientes a los “Antiguos Misterios” y el cómo son revelados en las verdaderas Escuelas de Misterios.

COMICs