¡Nos mudamos!
Visitenos en nuestra nueva dirección web
www.fenixnews.com

LIBERTAD, IGUALDAD Y FRATERNIDAD: ¿EN REALIDAD ASUME LA IDEA GLOBAL DE LA MASONERÍA?


















Por Sâr Hori

La ensena que la Revolución Francesa enarboló para acuñar su ideario, es la base de la construcción de la sociedad laica con influencias del pensamiento exterior libertario de las logias republicanas de la Masonería francesa. Ellas, heredaron el influjo revolucionario de los Hermanos Masones norteamericanos y de ellos adoptaron la idea de que es posible construir una saludable nación sin monarquías y sin sus nobles. Solamente ciudadanos en condiciones de igualdad de oportunidades ante la ley.

Todo ello suena muy bello en el papel porque la realidad es que la misma Francia sufrió toda clase de convulsiones políticas y sociales antes de hallar su nueva identidad republicana, y los mismos masones resultaron con la cabeza en la guillotina puestos ahí por otros masones…

Suena a paradoja que ello haya pasado, pero la realidad es que aquello de Libertad, Igualdad y Fraternidad fue un lema que cobijó a una gran mezcla de gentes, masones y no masones, que veían muchas formas diferentes de formar una república.

Esto constituyó un escenario de luchas intestinas por el poder temporal. Pero en el interior de la Masonería continental francesa y de otras naciones, la Logia republicana y sus sistemas (véase El Contrato Social de Rosseau) fue desprovisto del misticismo que una enorme cantidad de Logias francesas del siglo XVIII encontraron en ella y en las cuales surgieron sistemas Iniciáticos espiritualistas como el Rito de Perfección, el Rito Escocés Primitivo, el Rito de los Maestros Africanos, el de Cerneau, el Régimen Escocés Rectificado, la Masonería Templaria de la Estricta Observancia, la Masonería Escocesa de Heredom y del Rito Escocés Antiguo y Aceptado, los Ritos Egipcios, etc., que dejaban ver que el sistema de Logia era útil para albergar formas culturales de hondo calado espiritual, con grandes diferencias de la Masonería insular británica, muy práctica y sin grandes pretensiones en este sentido y de la revolucionaria atea y liberal surgida con la Revolución Francesa.

Un buen ejemplo es el trato que se le da al Templo de la Logia que equivale al Templo del judío Salomón y en ello se indica un largo recorrido de investigación que el masón debe completar en el curso de su carrera. Salomón es el símbolo de la sabiduría para Logia masónica que alberga a los buscadores de su propio espíritu, incluso en los grados superiores de diferentes Ritos. La Silla de Salomón es la Silla del presidente de numerosas Logias.

Muchos estudiosos trazan diagramas en el Templo Masónico en los cuales es posible entender el mundo de la astrología y sus siete grandes planetas (sindéresis de profundos conocimientos Iniciáticos), de la presencia de la Kabbalah pre y post cristiana del pensamiento Iniciático hebráico, de la herencia rosacruz del esoterismo alemán, suizo y francés, etc.

En el mundo francés e hispanoamericano se adoptó con gran superficialidad la ensena Libertad, Igualdad y Fraternidad y con ello se trató de dar una imagen de equilibrio y progreso ante la sociedad no masónica en lo cual se enuncia que los masones son gentes estudiosas de la construcción de un nuevo mundo, o nuevo “orden mundial”, como lo llaman los conspiranóicos, de la gran intelectualidad capaz de dar alternativas para un mejor vivir social y político. Durante mucho tiempo en las nuevas repúblicas americanas se vio a los masones como portentosos intelectuales por una razón apenas obvia: era un club social en el cual solamente eran iniciados profesionales en sociedades como las nuestras en tiempos en los que reinaban la falta de oportunidades, el subdesarrollo y la poca educación académica. En el reino de los ciegos, el tuerto reina…

La verdad es que cada vez es más evidente que la Orden Masónica universal retrocede en membrecía y en calidad por muchas razones: la primera de ellas es que aquellos valores iniciales de la Revolución Francesa y Americana exteriores están siendo olvidados, de un lado, y de otro, que estos mismos valores republicanos sin su esencia espiritual fueron los que sepultaron la investigación de la Orden en sus fases previas, esto es, del encuentro con las tradiciones esotéricas europeas que Inglaterra no incluyó en 1717 y días posteriores.

Son contradicciones históricas y sociales porque la Masonería inglesa y la hispanoamericana, esta última que nada tiene de inglesa realmente por ser anti clerical y atea, siempre llevaron la semilla de su desastre en su seno, como dijo el Maestro Robert Ambelain: las Logias inglesas se hacen de gente que no estudia (un gran porcentaje, aclaro) y que no tiene ni la menor idea de las circunstancias que rodearon el surgimiento de la Masonería Especulativa y su viaje hacia el siglo XXI. La “democracia” en el interior de muchas Logias inglesas es tan sólo una guerra de poder constante y a la gente de buenas intenciones y de buen corazón este tipo de cosas le aburre porque se supone que la escuela masónica es otra cosa. Y así, muchos Iniciados se retiran sin siquiera conocer por qué fueron Iniciados, además porque no hay buenos maestros capaces de explicarlo y detener su retiro.

La insignia de Libertad, Igualdad y Fraternidad se ha resquebrajado poco a poco porque en el interior de muchas Logias esto no existe; siempre hay personajes que jamás debieron ser Iniciados y que por su propia naturaleza egocéntrica y materialista han desvirtuado el origen y el fondo espiritual de la Masonería para convertirla en una pugna de poderes profundamente egoísta y vanidosa con una retorcida versión de Logia…

Cuando hay luchas de poder no hay tiempo de estudiar la verdadera Masonería, aquella que “dicen” viene de Egipto, de las leyendas de Hiram y de Salomón, de las leyendas de caballería y del Santo Grial, del vellocino de oro perdido, del Arca de la Alianza con la que la Divinidad se comprometió con la humanidad a sacarla del desierto de la vida sin espiritualidad.

La insignia de Libertad, Igualdad y Fraternidad son palabras sin vida cuando se usan para enunciar a una sociedad, como la masónica, entregada a la lucha del poder. Muchos sabemos que quienes luchan por ello no han estudiado realmente a la Orden y mucho menos se han cualificado con ella, así que no son sus mejores representantes, sino tan sólo pseudo masones que han querido utilizarla para satisfacer sus apetitos materialistas, sean de izquierda, de centro o de derecha. Todo un club político – social con ánimos de mucho lucro personal porque es evidente que los grandes luchadores de la izquierda y de la derecha (y hasta del centro) trabajan por llegar al poder para establecerse en círculos de millonarios… Nada más qué pensar.

Así las cosas, la gente que realmente se identifica con el sentido espiritual de la ensena Igualdad, Libertad e Igualdad está a la sombra y entre los menos conocidos, como debe ser, porque en este mundo de apariencias no puede ser de otra forma, triste, pero por esto es que la Masonería y sus Templos se van quedando sin gente sincera y valiosa.







COMICs