¡Nos mudamos!
Visitenos en nuestra nueva dirección web
www.fenixnews.com

EL R:.H:. FAUSTINO SANCHEZ CARRION

A:.L:.G:.D:.G:.A:.D:.U:.


Resultado de imagen para jose faustino sanchez carrion biografia       


                                            R:.H:. JOSE FAUSTINO SANCHEZ CARRION

                                                        MINISTRO DEL LIBERTADOR

                                                                              POR

                                                       R:.H:. ENRIQUE ALVA ANDUAGA

RESUMEN

No cabe duda que el pensamiento político de San Martin respecto del ordenamiento del sistema gubernativo que debería implantarse en el Perú, era el de una monarquía constitucional, sobre base representativa y democrática; contrario por supuesto a la ideología general de todo el proceso revolucionario de la independencia americana. En el concepto del protector, el paso más realista y adecuado para el tránsito a la formula netamente republicana, pues como afirma el historiador peruano Gustavo Pons Muzzo: “San Martin formado en España, nunca perdió su cariño por la madre patria”. Esto explicaría la tenacidad con que persiguió en el Perú un entendimiento con el virrey Pezuela primero y con el virrey La Serna después para poner fin a la guerra, estableciendo una vinculación política con la monarquía española pero sobre la base indiscutible de la independencia.

El ideal republicano era anhelo del mundo europeo que había echado por tierra a las testas coronadas, como lo era también en América, que había sufrido lo indecible con la explotación esclavista. Podría decirse que el signo crucial era monarquía igual esclavitud; republica igual libertad. La fuerza de las ideas históricas marcaron en América independiente el camino republicano. Para servir a este ideal, estuvo el pensamiento y la infatigable acción del gran precursor venezolano R:.H:. Francisco de Miranda, quien siendo miembro activo de la masonería republicana, “decidió servirse de las logias para llevar a cabo sus proyectos emancipadores para América española, teniendo en cuenta que era el mejor medio de mantener el entusiasmo y la mística entre los afiliados a una organización de tipo revolucionario y evitar además, la vigencia y persecución por parte del gobierno español y su aliado el clero católico”, como sostiene Américo Carnicelli en su obra “La Masonería en la Independencia de América”, Miranda fundo en Londres en 1797 una sociedad de carácter patriótico  de tendencia republicana a la que puso en nombre de “Gran Reunión Americana” de la cual se constituyó en su Gran Maestro, fundo logias en Paris, Madrid y Cádiz con el nombre de “Sociedad de Lautaro” o de “Los Caballeros Regionales”.

El R:.H:. Sánchez Carrión ganado por convicción con el espíritu y la acción de esas logias, se afilio a ellas, y el futuro Benemérito de la Patria en grado heroico y eminente, fundo una logia en Lima con la que hizo triunfar los ideales republicanos en el Perú, por lo que se hace imprescindible referirse a la vida logial del prócer.

En una sociedad que más que patriótica y libertaria era política, cuyos entretelones eran manejados astutamente por su proponente mentor y guía, Bernardo Monteagudo, exaltado republicano y liberal de 1809 en Buenos Aires y frenético monarquista en 1822, en Lima, se acababa de iniciar, al par que la preparación ideológica y psicológica de las mentes para el establecimiento de la monarquía, el más crucial y enardecido duelo ideológico del que dependía la suerte del Perú, entre los conservadores monarquitas encabezados por Monteagudo y los liberales republicanos guiados por José Faustino Sánchez Carrión.

En sesión pública los republicanos pusieron en ejecución el plan trazado en sus reuniones secretas con el objeto de derrumbar la posición de José Ignacio Moreno, en dicha sesión francisco Javier Mariátegui que fungía de Secretario de la sociedad dio lectura a una carta dirigida a esta, la cual era un valiente alegato en contra de la monarquía, escrito por Sánchez Carrión quien la firmaba con el seudónimo de “El Solitario de Sayán”. Después de darse lectura el debate de la Sociedad Patriótica rebelo el estado de ánimo de la sociedad peruana, dirigida por los republicanos y adversa a los planes monárquicos de Monteagudo. En esta corta pero expresiva discusión quedo resuelto el establecimiento de la república en el Perú.

LA FAMILIA SANCHEZ CARRION

La ascendencia por ambas ramas provenían de acaudalados descendientes de españoles, afincados en la hermosa ciudad de Huamachuco, perteneciente al corregimiento y después intendencia de Trujillo, en la actualidad la Provincia de Huamachuco es una rica circunscripción política serrana perteneciente al Departamento o Región la Libertad.

Los apellidos Sánchez Carrión llegaron provenientes de Loja Ecuador por Piura siendo ambos apellidos de origen español. El padre de José Faustino, don Agustín Sánchez Carrión fue nieto de don José Sánchez del Risco. El prócer uso toda su vida y firmo con los apellidos paterno y materno de su progenitor sin usar el apellido de su madre, el padre del prócer era un acaudalado empresario minero, dedicándose también a la agricultura en los fundo que poseyó en Chuquiquilca, Llautobamba, Rio Cancha, Guayto, San Juan de Matara, Fenerafallan, Casahuete y Huatayllo. Además, fue administrador de correos de Cajamarquilla y Huamachuco, habiendo desempeñado, por la importancia de su posición, el cargo de Alcalde de la ciudad en los años 1805 y 1816.

La madre fue doña Teresa Rodríguez y Lezama, esposa de don Agustín Sánchez Carrión, vinculadas a notables familias de la ciudad de Cajabamba en Cajamarca.

Doña Teresa Rodríguez y Lezama falleció el 11 de Enero de 1794, cuando José Faustino aun no cumplía los siete años de edad. Don Agustín su padre se casó en segundas nupcias en 1808 con doña Sebastiana Palomino, de cuyo hogar nació Mariano Sánchez Carrión y Palomino connotado jinete.

SANCHEZ CARRION SEMINARISTA

A los quince años de edad, José Faustino Sánchez Carrión viajo de Huamachuco a Trujillo en varios días de penoso cabalgar por los abruptos y fríos caminos de herradura de las serranías de Huamachuco, Santiago de Chuco y Otuzco, para ingresar al seminario donde siguió estudios de gramática, Latinidad, Lógica,  Física, Filosofía y Francés, mediante una pedagogía dogmática y teologal, una disciplina rígida, regulada con oraciones, rezos, misas, letanías y discusiones aristotélicas que tenían expresión académica en el recitado de oraciones latinas al comienzo de las labores escolares y exposición y defensa de conclusiones a cargo de los estudiantes mas distinguidos, entre los que destaco, en primera magnitud, Sánchez Carrion, que recito la oración latina en 1803 y 1804, ante todo el profesorado y alumnado en presencia del obispo, autoridades civiles y personas notables en la romántica capilla de Loreto del Seminario que servía para tales actos y para la colación de las ordenes sacerdotales, siendo estas las únicas actuaciones culturales en Trujillo colonial.

Contemporáneos estudiantiles de Sánchez Carrión, cuyos temperamentos conservadores y dogmáticos de unos, liberales y racionalistas de otros, le harían meditar entre los valores absolutos y relativos de las verdades expuestas como evidentes. Entre los primeros estuvieron: Juan Pio Burga, monarquita y teologal, más tarde Vicerrector y luego Rector del Seminario; José María Arriaga, recalcitrante realista, después Obispo de Maynas, en donde lucho contra los partidos de la independencia. Entre los segundos, el trujillano José Dávila Condemarin, su íntimo amigo por la afinidad de ideales, que asistió a la Batalla de Junín, integrando la Secretaria de Guerra de Simón Bolívar, de notable participación política como secretario del Congreso de la Constituyente de 1822, Rector de la Universidad Mayor de San Marcos y quien con Sánchez Carrión cambio ideas en Lima para el establecimiento de una Universidad Republicana en Trujillo, José Isidro Bonifaz, sacerdote después Diputado Nacional y Rector de la Universidad Nacional de Trujillo; y don Hipólito de Bracamonte y Cacho, insuperable profesor de filosofía, después Presidente de la Corte Superior de Justicia de Trujillo y Rector de la universidad Trujillana.

Sánchez Carrión observo ejemplar conducta, disciplina y dedicación al estudio durante su permanencia en el Seminario, retirándose a fines de 1804 para continuar sus estudios en el Convictorio Carolino en Lima.

SANCHEZ CARRION EN EL CONVICTORIO CAROLINO

La preclara inteligencia de Sánchez Carrión encontró en el Convictorio Carolino la raíz nutricia del saber teniendo como maestro a Toribio Rodríguez de Mendoza, del Padre Diego Cisneros y de don José Baquijano y Carrillo, Sánchez Carrión, en homenaje a las ideas precursoras y constitucionalistas  de Baquijano, escribió y recito un poema en Junio de 1812, que en sustancia es una condena al régimen esclavista colonial y una apología a la independencia y a la libertad. En su poesía elude a la eterna esclavitud que diariamente llora solía en triste desventura, durante trecientos años de servil cadena “el continente nuevo”

Sánchez Carrión se recibe de Bachiller y fue autorizado por la Real Audiencia para la práctica del derecho y jurisprudencia ejerciendo la profesión de Abogado.

MONARQUIA O REPUBLICA

El ideal Republicano era anhelo del mundo Europeo, que había echado por tierra a las testas coronadas, es Miranda quien siendo miembro activo de la masonería decidió servirse de las logias para llevar a cabo sus proyectos emancipadores fundando logias como “Gran Reunión Americana” y las denominadas “Sociedad de Lautaro” o de “Caballeros Regionales”, fundando Sánchez Carrión una Logia Lautarina en la ciudad de Lima donde tuvo correspondencia con patriotas de todo el orbe para hacer triunfar los ideales republicanos, primero con San Martin y después con Simón Bolivar  entre 1810 y 1824. En Lambayeque funciono otra logia en la que era figura principal el prócer Juan Manuel Iturregui que proclamo la independencia en dicho lugar, a la llegada de San Martin fueron incorporados numerosos patriotas peruanos en la que Monteagudo realizo tesoneros trabajos para ganar adeptos a favor del establecimiento de la monarquía en el Perú. Esto obligo a que los patriotas a favor de la Republica pidan se discutan todos los temas que tengan influencia en el bien público como materias políticas, económicas y científicas se discutan en público. Por lo que en Aniversario  de la Batalla de Chacabuco un 12 de febrero de 1822 se inauguran los debates públicos donde Sánchez Carrión con su dialéctica en favor del sistema republicano inclina la balanza en favor de la república para el Perú.

BOLIVAR EN EL PERU

Sánchez Carrión fue siempre leal a sus ideas y al Perú. Por eso combatió el sistema monárquico y defendió los interés de la patria, sin regateos se entregó al servicio de la independencia del Perú, fue decidido partidario de Bolívar y de su misión en el Perú, única solución para consolidar la independencia de América.

Riva Agüero en marzo de 1823 llamo libertador de Colombia y del Perú a Simón Bolívar, pero es el llamado de Sánchez Carrión al libertador cuando se encontraba en el norte del Perú el 16 de noviembre del mismo año es que Bolívar cumple con enviar desde Guayaquil tres mil soldados rumbo al Callao y luego tres mil más, cuando todo el cuerpo auxiliar al mando de Sucre, investido en el cargo de Ministro Plenipotenciario de Colombia ante el Gobierno del Perú.

Después de muchas vicisitudes, al fin el Congreso de Colombia autorizo a Bolívar a venir al Perú. Se embarcó en Guayaquil una hora después de recibir la autorización con la compañía de Sánchez Carrión, desembarcando en el Callao el 1 de setiembre de 1823. El Congreso de la Republica con fecha 10 de Setiembre de 1823 denomino a Bolívar LIBERTADOR, depositando en el la suprema autoridad militar en el territorio nacional con las facultades ordinarias y extraordinarias que la situación demandaba, compitiéndole la autoridad política DICTATORIAL, cuyos poderes eran tal cual exigía la salvación de la patria para lo que se había invitado al libertador.

Al mes siguiente el Congreso autorizo a Bolívar a liquidar al Presidente Riva Agüero. El 12 de noviembre Torre Tagle  promulgo la primera Constitución Política del Perú, siendo el mismo designado Presidente Constitucional del Perú. Bolívar con Gutiérrez de la Fuente, apreso a Riva Agüero quien fue deportado, Bolívar viajo por la sierra central hasta Cajamarca por sugerencia de Sánchez Carrión.

SANCHEZ CARRION MINISTRO DEL LIBERTADOR

Por Decreto del 26 de marzo de 1824, expedida en la ciudad de Trujillo, cuna de la Libertad del Perú, Bolívar nombro a Sánchez Carrión su Ministro General, como órgano de suprema autoridad en los puntos donde la campaña exigiera su presencia fue como el gobierno, también un ministro ambulante, a lo largo del victorioso camino de los guerreros de la patria, todas las instituciones y personas naturales tenían que dirigirse por medio del Ministro Sánchez Carrión todas sus comunicaciones, convirtiendo a Trujillo como Capital del Perú cuna de la Libertad y cuna del Poder Judicial del Perú libre.

Razones históricas que permitieron que Bolívar reciba el impulso vital de la tierra de la libertad y de sus habitantes norteños para lograr la independencia de América. El 26 de Marzo de 1824 fecha gloriosa para Trujillo expidió Bolívar otro memorable decreto creando el poder judicial del Perú libre en Trujillo, con fundamento en el Art. 101 de la Constitución, estableciéndose la primera Corte Superior de Justicia de la Republica siendo su primer Presidente  Manuel Lorenzo Vidaurre quien después fue el Primer Presidente de la Corte Suprema de la Republica y como vocales  los doctores Gregorio Luna Villanueva y Francisco Javier Mariátegui y Fiscal Gerónimo Agüero.

*Fuente obra del M:.R:.H:. HECTOR CENTURION VALLEJO “José Faustino Sánchez Carrión Ministro del Libertador” Archivo General de la Nación Venezolana,  Caracas Venezuela 1975.

COMICs