¡Nos mudamos!
Visitenos en nuestra nueva dirección web
www.fenixnews.com

LA LIBERTAD MASÓNICA









 

Burilado por el V:.H:.Roberto Macedo Mayo 4°.
Prim:. Vig:. de la P:.B:.R:.L:.S:. Maquinguayo 119 Nº 3.
Vall:. de Huancayo, Gran Logia del Centro del Perú.

Primero debemos preguntarnos ¿Qué es la libertad? :
Arthur Schopenhauer: «La libertad es la conciencia lanzada a través de la existencia”.
Immanuel Kant: «(…) la libertad es la facultad de iniciar por sí mismo una serie de cambios».
Federico Nietzsche: «El hombre es la criatura más libre que conozco (…) Lástima que siempre lo encuentre encadenado».
La libertad, podría significar, actuar como quieras sin que nada, ni nadie te lo impida, es decir, vivir sin límites, sin obstáculos, la libertad se relaciona con la independencia y la autonomía. La libertad implica, hacer lo que quiero y me gusta o cuando tengamos pensamientos libres, en tal sentido, podemos hablar de libertad física, mental y moral.
«En el “Segundo ensayo sobre el gobierno civil”, Locke deja bien en claro que los hombres nacen, por naturaleza, en Estado de perfecta libertad. El origen del derecho natural se halla aquí: en poder ejercer esa libertad, pues ese ejercicio, en sí mismo, es justo si no daña a nadie. Este ejercicio, sin embargo, está limitado “dentro de los límites impuestos por la ley natural”. El derecho a ejercer la libertad es una propiedad de toda persona y la propiedad de toda persona es un derecho. Se trata del derecho a ejercer la libertad, el dominio de sí libre, sobre sí y sobre lo suyo (propiedad), y a trasmitir lo suyo (heredar)» .
Por libertad física, es el desenvolvimiento del ser humano, sin obstáculos en la naturaleza. La libertad mental, es la capacidad de decidir, de pensar, vinculado a la libertad intelectual y por la último, la libertad moral, que es la que colisiona con la libertad propiamente dicha o con el libre albedrío del ser humano, en cuanto hace lo que quiera, pero restringido por la moral. La libertad para actuar no existe, ya que lo moral lo impide. Normalmente la moral humana, tiene serias deficiencias, de acuerdo al contexto social y es aquí donde surge la necesidad de establecer restricciones, reglas o normas, para evitar el exceso, a causa de la libertad. Esta restricción, de la libertad, lo realiza el derecho, en aplicación del contrato social.
La libertad, es un derecho, establecido por la ciencia del derecho, donde para la vertiente naturalista, nacemos libres y no es necesario, que se encuentre establecido por el derecho, en una sociedad, para ejercerla; a través, de la evolución de la especie humana, el ser humano, ha utilizado la violencia, para sobrevivir, repercutiendo en la libertad de las personas, como de sus bienes. Las guerras, es uno de los medios naturales, utilizados por los seres humanos organizados, para invadir territorios, ejercer poder, explotar los recursos naturales, subyugar pueblos, afectando directamente en los seres humanos y en pueblo afectado. Esto es natural, es instintivo y es inevitable. Hoy, es lo mismo, ha cambiado los métodos, la limitación de la libertad, es mental, eso lo saben, los políticos, los expertos en medios de comunicación, el marketing, el consumismo, la estandarización de la educación, la religión y principalmente los grupos de poder, que conducen el gobierno y establecen todo lo necesario que debemos conocer, hasta donde y cuando, todo con la finalidad de limitar nuestra ideas y opiniones, restringiendo nuestra libertad.
Esto se originó, en 1,762, cuando Juan Jacobo Rousseau, publicó un libro titulado El Contrato Social, un libro estrictamente contractualista, con un espíritu democrático y de igualdad social, dando a conocer ciertos mecanismos jurídicos-políticos, para llegar a una sociedad justa, sin abusos de poder. Con el pacto social o contrato social, los seres humanos que formamos parte de un grupo humano, limitamos voluntariamente nuestras libertades y las otorgamos al gobierno, para que busque el bienestar de sus miembros y la libertad restringida, sería establecida o declarada, por medio de leyes y el propio gobierno, por medio del estado, ejercerá la coacción, cuando desea limitar libertades del pueblo.
En suma, existe una aparente libertad, declarando el estado, solo libertades civiles, restringiendo libertades naturales. Una de las libertades civiles, – aunque manipulada por los medios de comunicación -, es la libertad de elegir a nuestros representantes, pero la verdad es que después de la elección, pasamos a ser esclavos de los elegidos y perdemos derechos y libertades.
Con el establecimiento de un pacto entre los hombres, éstos se convierten en ciudadanos, se establece los derechos civiles y surge la sociedad con poder político.
Para la masonería, el concepto de libertad, está fuera de todo contexto jurídico y político, pero no debemos olvidar, que la libertad pura no existe.
La libertad, es un anhelo interno, de todo masón, libertad en sí mismo, libertad interior, que ilumina el espíritu, evitando en lo posible la influencia negativa del mundo profano, para acercarnos a una energía superior, en tanto, el masón como ser espiritualista, busca la libertad interior y tiene el compromiso de iluminación hacia los demás, que repercutirá en el bienestar de los integrantes de una sociedad. La libertad del masón es la libertad espiritual y trascendental.
La libertad masónica, es la libertad en sí mismo, donde no puede estar influenciado por los vicios y malas costumbres, debe estar liberado de influencias negativas.
La libertad masónica, puede ser interpretado como la libertad de expresar ideas y consecuentemente la libertad de respetar las ideas de los demás, no podríamos estar de acuerdo, pero debemos aplicar la tolerancia, siendo esta el límite de la libertad con sabiduría.
El masón libre, debe estar despojado de prejuicios, errores, vicios, pasiones, que disminuyen al masón, tratando de llegar a una libertad interior, con adecuada moral, son los pilares de nuestro templo interior, para convertirnos en un constructor del universo.
Para Gallatin Mackey, sobre la libertad masónica:
«Es evidente que la palabra libertad se usa en la masonería en el sentido simbólico o metafísico, difiriendo de la significación ordinaria. Mientras que, en la aplicación de las palabras nacido libre y hombre libre, las usamos en su aceptación legal y acostumbrada y combinamos libertad con fervor y celo como significativos de la idea simbólica (…).
Una palabra que con frecuencia la oímos entre nosotros y que es restringida a la misma limitación como la libertad de la vida social. En nuestras asambleas no tenemos libertad de obrar cada uno como le parece, pero somos o deberíamos ser, libres del dominio de la pasión, orgullo, prejuicio y todas las otras locuras de la naturaleza humana, somos libres del falso prestigio de que no necesitamos ser obedientes a las leyes (…)» .
Todas las libertades pueden limitarse, sólo la libertad de pensar, podría escapar a un control externo, aunque en estas épocas, los medios de comunicación social, influyen y modifican nuestras ideas con la información que nos suministran, nos dicen lo que quiera, distorsionando la realidad, en síntesis, es muy difícil ser libre de pensar.
BIBLIOGRAFIA
? Lorenzo Frau Abrines y Rosendo Arus Arderiu, Diccionario Enciclopédico de la masonería, Tomo II, Novena Edición, Buenos Aires, Editorial KIER.
Gallatin Mackey Albert. Enciclopedia de la Francmasonería, Editorial Grijalbo S.A., México.
? GALLATIN MACKEY A. Enciclopedia de la francmasonería, tomo I, II, III y IV. Primera edición. Editorial Grijalbo S.A. México, Barcelona, Buenos Aires. 1981.
? Masones en Lengua Española. El concepto masónico de Libertad. Extraído de: http://www.diariomasonico.com/…/el-concepto-masonico-de-lib….






COMICs