Image Image Image Image Image Image Image Image Image Image

FENIXnews | Domingo, Abril 23, 2017

Scroll to top

Top

Comments

Al progreso de la Humanidad: Futuro

El futuro hace parte de las fugaces visiones de los hombres y de las sociedades. Es una idea, una metáfora, un camino difuminado que vemos perderse entre los velos de la imaginación. Hablar del futuro de alguien o de algo es solo una especulación, un prospecto de vaticinio que tiene tintes emocionales con una gran carga de deseos y sentimientos. Las ciencias creadas por la humanidad apuntan a tener opciones seguras en diferentes aspectos, la comodidad de una proyección en aras de mejorar la calidad de los horizontes, es una apuesta a la que todos queremos ir, pero que no tiene estrategias infalibles o fórmulas mágicas que aseguren que los conceptos presupuestados se cumplan como una regla de la matemática, la cual incluso podría llegar a ser tan relativa como la misma existencia.
Hoy nos enfrentamos a una época acelerada, digital, virtual e impersonal, que hemos adoptado a fuerza de necesidad y gracias a una evolución exponencial de las posibilidades de nuestra realidad. Los masones transitamos en la modernidad de un presente dinámico que varía según las tendencias económicas, las movilizaciones sociales y un ambiente de globalización, donde las fronteras geográficas se mantienen, pero las humanas son cada vez menos claras.
El caminante sobre el mar de nubes
Caspar David Friedrich
Museo Kunsthalle, Hamburgo
Hacemos parte de un futuro diseñado en el siglo XX , que no se parece en nada a los seres vestidos con atuendos brillantes , con antenas en la cabeza y con poderes telequineticos que mostraban las películas de los años 50 y 60. Por el contrario, en nuestro flamante siglo XXI, encontramos al interior de las logias a unas personas vestidas de color oscuro, con bandas, mandiles, caduceos, espadas, velas, candelabros y finos lenguajes, más acorde con el siglo XVIII que con la época de la red mundial de información y la volatilidad de las tradiciones. No obstante, nuestro trabajo basado en un ritual y una simbología continua tan vigente hoy, como hace tres siglos atrás, es una cuestión de evolución y de adaptación, las mismas que han garantizado la supremacía de la especie humana y que nos han tocado por características innatas, aunque cada vez mejor aplicadas a los retos de la modernidad.
Nuestro futuro como método y estrategia, se ve cimentado en la riqueza de una tradición iniciática que tiene múltiples orígenes y que comparte conceptos con el desarrollo de la civilización contemporánea y su interacción con las diversos entornos en los cuales se aplica. Pero ese futuro depende en gran medida de un presente bien aprovechado y de nuestra capacidad de transformación, dando forma a una propuesta de trabajo simbólico aplicado a las condiciones reales y actuales de los miembros de la orden, así como a la realidad social y mundial que nos envuelve.
Los trabajos masónicos deben conservar su gran fortaleza simbólica y nuestros rituales deben ser el complemento de la ejecución profana, donde el espíritu humanista cultivado en logia, se expresa como una sinfonía de saberes, sentires y acciones en torno al progreso de los seres humanos, incluidos nuestros propios hermanos.
La época contemporánea exige la versatilidad de las ideas y la innovación de las relaciones. Somos el resultado de un crisol de conocimientos, de un sin fin de promesas y de un número infinito de palabras, que no son más que la expresión de la necesidad constante de los seres humanos por trabajar juntos entorno al calor de la confianza y de los ideales comunes.
Nuestra orden, hoy en día es el futuro de la masonería tradicional, nuestra propuesta de inclusión social , de género y de libre pensamiento, la laicidad con respeto y tolerancia, así como nuestra tendencia fraterna, hacen juego con la heterogenicidad de los métodos de la civilización actual. Nuestro presente cambiante y modulado debe ser la fortaleza donde se cimentan las bases de aquel futuro incierto pero con buenas perspectivas.
La francmasonería moderna exige un presente digno de su pasado, nuestra orden debe continuar en su ascenso de la búsqueda de la verdad y de un mundo más justo, más humano, más libre y más tolerante con la diferencias de cada cual. Tenemos un futuro por construir, donde las piedras pulidas van a ser acomodadas, no por las llanas y los palustres de los obreros calificados, sino por las hábiles manos de seres que evolucionan con el cambio y que se adaptan permanentemente a su entorno.
GGC:.
MM:.