Image Image Image Image Image Image Image Image Image Image

FENIXnews | Jueves, Abril 27, 2017

Scroll to top

Top

Comments

TRAGOS DULCES Y TRAGOS AMARGOS

GERARDO BOURONCLE Mc EVOY
En el momento de la iniciación y siendo recipiendario aún; durante la ceremonia se nos hace beber un líquido con sabor amargo en regular cantidad y luego uno dulce, pero en muy poca cantidad.
El V:.M:. nos hace mención que en la vida estamos expuestos a cosas difíciles y amargas que debemos superar y a la vez las cosas buenas y dulces debemos de disfrutarlas al máximo.
Pero porque existen quizás más cosas que podríamos llamar “amargas” en nuestras vidas?
Quizás no es que sean mayor en número, lo que sucede muchas veces es que son esas dificultades a las que les dedicamos más tiempo, tratando de solucionar errores, faltas, despropósitos y actitudes negativas, que nos hacen cada vez mas y mas profanos en nuestro caminar y que hacen que nos entrampemos en sentimientos negativos, impidiendo que salga de nosotros el verdadero espíritu de masón, de ese hombre de buenas costumbres y de ese hermano dispuesto a abrir la mano a sus iguales.
Hablamos de fraternidad, tolerancia, igualdad y tratamos de perfeccionar nuestra vida como masones, pues aprendamos a disfrutar de esas cosas buenas que tenemos en la vida, aprendamos a beber esas cosas agradables que el G:.A:.D:.U:. nos pone en frente y que muchas veces no vemos, porque no hemos terminado de quitarnos la venda de profano.
Cuenta una pequeña historia de una muchacha que le habían ocurrido cosas muy terribles para ella, había perdido el empleo y su esposo la había abandonado.
Desconsolada fue a ver a su madre quien le dijo que para calmar sus penas le había hecho un riquísimo pastel, de ese que a ella le gustaba tanto. Ella le agradeció a la madre el gesto y le dijo que al menos eso le iba a hacer olvidar por un momento el mal rato.
La muchacha no dejaba de lamentarse y no dejaba de preguntarse ¿Por qué Dios permite que me pasen estas cosas?
Su madre le dijo que antes de comer el pastel tenía otras cosas para ofrecerle, ella acepto.
Le ofreció una cucharada de harina cruda; la muchacha la rechazó inmediatamente, luego le ofreció un huevo crudo, de la misma forma lo rechazo y con gran asco; asimismo le alcanzó un poco de aceite para beber y la muchacha le respondió que eso la enfermaría; inmediatamente le ofreció dos cucharadas de mantequilla; mirándola a su madre le dijo: pero porque me das esas cosas a mi? No ves que me podrían hacer daño?
La madre le respondió: pues esas cosas tan amargas y feas por separado son desagradables pero juntas hacen un rico pastel, ese que te gusta tanto.
RR:. Y QQ:. HH:. Estamos llenos de tragos amargos en nuestras vidas, esas dificultades que tenemos que combatir día a día en nuestro quehacer, no son pruebas que tenemos como algunos las denominan; yo creo que son los ingredientes que tenemos que tener para poder poco a poco ir elaborando a un mejor ser humano que somos nosotros; con la ayuda del G:.A:.D:.U:. Como principal supervisor de que ese pastel sea al final la piedra pulida que es nuestra vida misma, la de un masón.
Quizás esos ingredientes tengan que estar ahí, recordemos que:
Si nunca arrancas un racimo de uva de la parra, nunca tendrás vino
Si nunca arriesgas a perder, nunca tendrás la oportunidad de ganar
Si nunca afrontas la pena de partir, nunca conocerás la alegría del regreso
Si nunca te dueles bajo el peso de tu culpa, nunca saborearas el alivio del perdón
Si nunca estas dispuesto a morir por una causa, nunca sabrás para que vives
Si nunca encaras tu pena y dejas de reír para llorar, nunca conocerás la dicha del que deja de llorar para reír.