¡Nos mudamos!
Visitenos en nuestra nueva dirección web
www.fenixnews.com

Bicentenario del natalicio del Coronel Francisco Bolognesi Cervantes, Gran Mariscal del Perú.

Resultado de imagen para bicentenario francisco bolognesiFrancisco Bolognesi Cervantes, nació un 4 de noviembre de 1816, en la calle de los Afligidos en el centro de Lima. Fue el segundo de los siete hijos que tuvieron Andrés Bolognesi Campanella de origen italiano y Juana Cervantes Pacheco, natural de Arequipa.






En 1822, la familia Bolognesi Cervantes se trasladó a la ciudad de Arequipa, es así que Francisco se educó en el Seminario de San Jerónimo, donde desarrolló su innato talento por las matemáticas. Años más tarde, incursionó en el negocio de la cascarilla.


En 1844, tuvo su bautismo de fuego. Asistió a la batalla del Carmen Alto apoyando la causa constitucional del general Ramón Castilla, quien después de la victoria le ofreció el grado de comandante. Pero prefirió continuar en la actividad comercial. Recién en 1853, se enroló en la Guardia Nacional; y luego fue dado de alta en el Ejército de Línea con el grado de teniente coronel de artillería.


Su secreta vocación militar se hacía realidad. Ocupó importantes cargos dentro del Ejército. Siempre destacó por su rectitud y empeño. En 1858 ascendió a coronel, ganando prestigio dentro de la institución. Posteriormente, cumplió misiones especiales en el extranjero y a su retorno al país decidió pasar a la condición de indefinido.


Cuando Chile le declara la guerra al Perú, Bolognesi se reincorporó al Ejército y fue enviado al sur. Asistió a las batallas de San Francisco y Tarapacá, en esta última combatió enfermo. En abril de 1880, fue nombrado Comandante General de la Plaza de Arica, a cuya fortificación se dedicó con empeño. Es así que el 5 de junio de 1880, Bolognesi, recibió al emisario chileno, quien propuso rendición. Muy sereno pronuncia una frase con la que se convertirá en un héroe. Porque su heroísmo no está en su muerte sino en aquella frase que la historia ha inmortalizado: “Tengo deberes sagrados y los cumpliré quemando el último cartucho” .


El asalto a la plaza de Arica
El asalto final se inició en la madrugada del 7 de junio. Un cañonazo disparado por la batería daba cuenta de la presencia invasora. Los chilenos avanzan a paso de carga. Pronto formaron un círculo de fuego y cerca de las ocho de la mañana coronan el Morro. Tras tres horas de intensa ofensiva la Batalla llega a su fin.


Bolognesi murió en el cúspide del Morro, en pleno combate una bala le atravesó el pecho y luego el repase de un feroz culatazo lo derribó sobre el suelo. Ya habían caído More, Inclán, Arias Aragüés, Zavala, Blondel, Cornejo, Zela, Bustamante y Alfonso Ugarte, que se lanzó al mar, salvando nuestra bandera de caer en manos enemigas. Las bajas peruanas superaron los mil hombres, incluyendo los soldados fusilados esa mañana, luego de la captura del Morro. Los prisioneros fueron más de 600. Así, Arica y sus defensores se convirtieron así en héroes emblemáticos.





COMICs