¡Nos mudamos!
Visitenos en nuestra nueva dirección web
www.fenixnews.com

El Libro de la Ley “la Biblia” es un adorno sobre el Ara sagrada o es algo más?

biblia 133

Hay personas de la Religión  que creen que la Biblia es la Palabra de
Dios revelada, que debe seguirse literalmente y sin cuestionarse.


Paraotras, el mensaje de la Biblia es mucho más ambiguo.


Para algunos “la Biblia es abstracta, impersonal e irrelevante”.


Para  el Masón ¿Qué es la Biblia?
Para el masón regular la Biblia no es una verdad revelada por Dios,
sin una guía escrita por otros hombres que buscaron a Dios y dieron
una formula  de cómo encontrarlo.
Estas  y otras opiniones plantean preguntas pertinentes que merecen
una respuesta. Algunas preguntas importantes son: ¿Por qué se escribió
la Biblia? ¿Es demasiado enigmática y complicada para entenderse?
¿Puede entenderla  la persona de término medio? y ¿Qué ayuda se
necesita para comprender el significado de las Escrituras Bíblicas?


Por qué se escribió la Biblia-


 El estudio de la Palabra de Dios siempre ha sido para muchos  un
requisito previo para conseguir el favor y la aprobación del Dios
Altísimo, también para el masón es requisito el estudio Bíblico para
comprender a la Misma Masonería, para  comprender el sistema Masónico
Regular, que hay que aclarar dista muchísimo de la decadente Masonería
Irregular: que es Atea y promueve el Ateísmo- y que  esta Masonería
Irregular ha causado tanto daño y confusión.
Es bueno recordar  que el masón durante la iniciación no solamente
juró no pertenecer a una Logia Irregular o espuria, sino también juró
combatir con tesón  a la Masonería Irregular  y Atea.


Se mandó a reyes, sacerdotes, padres, hombres, mujeres y niños —tanto
ricos como pobres— que apartaran tiempo de los quehaceres cotidianos
para estudiar con seriedad y oración la Palabra escrita de Dios.
(Deuteronomio 6:6, 7; 17:18-20; 31:9-12; Nehemías 8:8; Salmo 1:1, 2;
119:7-11, 72, 98-100, 104, 142; Proverbios 3:13-18.) ¿Debemos incluir
estos estudios bíblicos  a los masones regulares? Claro que si-


Dios quería que “hombres de toda clase” no solo entendieran su
Palabra, la Biblia, sino que también la obedecieran, con la
perspectiva de recibir el don de la vida.


(1 Timoteo 2:3, 4; Juan 17:3.) ¿Demasiado complicada para entenderse?
Antes de ascender al cielo, Jesús explicó con claridad que quería que
se llevara a cabo un gran programa de educación bíblica por toda la
Tierra.


(Hechos 1:8.) Sabía que la Biblia se había escrito para que se
entendiera. Después de explicar que se le había conferido toda la
autoridad en el cielo y en la Tierra, dio el siguiente mandato
directo: “Vayan, por lo tanto, y hagan discípulos [o, aprendices] de
gente de todas las naciones, bautizándolos en el nombre del Padre y
del Hijo y del espíritu santo, enseñándoles a observar todas las cosas
que yo les he mandado”.


 (Mateo 28:19, 20.) ¿Qué se requiere para entender la Biblia? El Hijo
de Dios se esforzó especialmente por explicar las Escrituras. Sabía
que los Santos Escritos son verdaderos y que contienen la voluntad
expresa de Jehová. (Juan 17:17.) Con respecto a su asignación de
trabajo, Jesucristo dijo: “Mi misión consiste en dar testimonio de la
verdad.


Precisamente para eso nací y para eso vine al mundo. Todo el que
pertenece a la verdad escucha mi voz”. (Juan 18:37, Lucas 4:43.) Jesús
no se retrajo de enseñar a los que tenían una mente y un corazón
receptivos. Lucas 24:45 nos dice: “Entonces [Cristo Jesús] les abrió
la mente por completo para que captaran el significado de las
Escrituras”.


Durante su ministerio Jesús citó continuamente de la Palabra escrita,
explicando y citando textos que se hallan “en la ley de Moisés y en
los Profetas y en los Salmos”. (Lucas 24:27, 44.)


Los que oyeron sus explicaciones de las Escrituras quedaron
impresionados por su claro entendimiento y su buena docencia. (Mateo
7:28, 29; Marcos 1:22; Lucas 4:32; 24:32.) Para él, las Escrituras
eran un libro abierto.


Para entender la Biblia, debe tenerse la condición de corazón
apropiada, un deseo sincero de aprender y ‘conciencia de la propia
necesidad espiritual’. (Mateo 5:3.) Cuando se le preguntó a Jesús:
“¿Por qué les hablas usando ilustraciones?”, contestó: “A ustedes se
concede entender los secretos sagrados del reino de los cielos, mas a
aquellos no se les concede”.


Se había predicho que ‘abriría la boca con ilustraciones y publicaría
cosas escondidas’. (Mateo 13:10, 11, 35.) De modo que Jesús habló
mediante ilustraciones a fin de separar al oyente indiferente y
curioso del investigador sincero. Los discípulos de Jesús mostraron su
sinceridad en una ocasión cuando entraron con él en una casa y le
pidieron: “Explícanos la ilustración de la mala hierba en el campo”.
(Mateo 13:36.) Es obvio que necesitamos ayuda para entender la
Biblia.


Pero aunque no todo el mundo lo reconozca, el hecho es que no podemos
entender la Biblia por nosotros mismos. Necesitamos ayuda. Dios puede
proveer la ayuda necesaria a aquellos que desean comprender sus
propósitos a nivel individual. Lo ilustro de nuevo. La Biblia informa
que el espíritu de Dios dirigió al evangelista Felipe a ayudar a un
etíope que estaba leyendo el libro bíblico de Isaías en su viaje de
regreso de Jerusalén.


Lo leía en su carro camino de su hogar. Obedeciendo la dirección del
espíritu, Felipe corrió al lado del carro y preguntó: ‘¿Entiendes lo
que estás leyendo?’. El hombre reconoció con humildad y honradez que
necesitaba ayuda. Felipe enseñó con gusto a esta persona educable que
tenía hambre espiritual.


 La enseñanza que recibió lo ayudó a entender las Escrituras. Aprendió
lo que tenía que hacer para disfrutar de una relación favorecida con
Dios a fin de obtener la vida eterna. Se bautizó y seguro que llevó
una vida agradable a Dios. (Hechos 8:26-39.)


Q:. H:.Tienes (El Libro de la  Ley ) la Biblia en casa y dices que la
lees a veces. Es seguro que experimentaste el mismo problema que aquel
humilde y sincero etíope. No entendía lo que leía. Necesitaba ayuda y
no dudó en aceptar la que Dios se complació en ofrecerle.


 Al igual que Felipe el Apóstol , muchos verdearos  masones regulares
tendrán el  gusto en ayudarte a entender. (1 Corintios 2:10; Efesios
3:18; 2 Pedro 3:16.)


Salvador Aguiler

COMICs