¡Nos mudamos!
Visitenos en nuestra nueva dirección web
www.fenixnews.com

La mujer Mexicana y su lucha en la Masonería siglo XIX













Con motivo de la determinación que la Gran Dieta se vió precisada á tomar en debido acatamiento á las leyes universales de la Masonería Simbólica, cerrando las puertas de sus templos al sexo femenino, un pequeño grupo de masones que gratuitamente se ha ostentado enemigo del h[ermano] Cantón, Director de EL BOLETIN, ha pretendido explotar la idea de que el referido h Cantón es el mayor enemigo que tienen las señoras para que hubiesen continuado perteneciendo á la Masonería, y que el Director de EL BOLETIN, ya mencionado, ha obrado en este caso por sugestión de las Logias americanas radicadas en este Oriente.
Para desmentir tan baja versión propalada con la única mira de formar un círculo de adversarios al h Cantón, explotando en su contra un patriotismo mal entendido, nos bastará insertar la parte relativa del acta de la asamblea celebrada por la Gran Dieta en 15 de Octubre de 1894, que dice á la letra:
-“La Secretaría presentó el proyecto de Estatutos de la Gran Dieta (I) -A fojas 129 vuelta, del libro de las actas de las sesiones de la Gran Dieta, aparece en la Asamblea celebrada el 2 de Mayo de 1894, fue comisionado el h Cantón para presentar el proyecto de Estatutos de la Gran Dieta, en el próximo período de sesiones, esto es, en Octubre de 1894.-, manifestando no ser obra suya exclusivamente, pues las doctrinas en ellos consignadas las tomó de los mejores textos de todo el mundo masónico, y lo que no extractó, fue basado en la práctica observada en los 16 años que lleva de conocer la índole, tendencias y modo de ser de la Masonería en México:
sujetando todo el proyecto al texto expreso de las Constituciones de la Gran dieta, y dejando llenado el vacío que el artículo 144 de nuestro Código fundamental nos deja por la falta de una ley penal y de procedimientos.”
“Que había algo referente á la Masonería del sexo femenino, pues si bien los Estatutos no podían prohibir la existencia de las Logias de señoras que trabajaban en la actualidad con Carta Patente de la Gran Dieta, si se podía reglamentar la existencia de esas Logias, y desde luego, en el Código -estatutario que presentaba, no se permitía por ningún motivo, que la mujer pudiera concurrir á los trabajos de las Logias masculinas:
que esto era una exigencia que reclamaba la regularidad de la Gran dieta, pues en la Masonería de ningún rito se encontraba que las señoras pudiesen ser iniciadas como Masones; que la Gran dieta en los momentos de su fundación, había tenido que sujetarse á circunstancias muy excepcionales que sin duda la obligaron á expedir aquellas Patentes; que si no se retiraban al momento, si, los artículos propuestos sobre el particular, venían á llenar una exigencia del mundo Masónico escandalizado de ver penetrar al sexo femenino e los templos masónicos de la Gran Dieta.”
“Manifestó el exponente que su OPINION PARTICULAR ERA FAVORABLE A LA EXISTENCIA de Logias de señoras, puesto que el ave negra de roma y sus secuaces los hijos de Loyola, exageraban y divinizaban la Mariolatría, esto es, el culto de la llamada madre de Dios, pues comprendían que vacilante la tierra de los Pontífices Romanos, sólo exagerando la adoración de la mujer, podían continuar dominando en las conciencias; que por otra parte.
Esa terminante prohibición de iniciar mujeres en nuestros misterios, dimanó de las épocas en que la Masonería sólo necesitaba de la virilidad masculina para la lucha entablada entre el fuero feudal y el pueblo, entre el altar y el trono, entre la fuerza y el derecho, y juzgo débil y poco cauta á la mujer para las luchas de entonces;
Y si era verdad que los tiempos han cambiado, nuestros Rituales y los Códigos masónicos Universales estaban en pié como fueron desde entonces manuscritos, y hasta que no viniera un Congreso Masónico Universal á variarlos, ningún país del mundo tenía derecho á introducir una reforma tan culminante, so pena de quedarse aislado en la comunión Masónica constituida por las Potencias todas de ambos Continentes.
Que hoy, que la Gran Dieta entraba á formar parte de ese Gran roll donde se registran las Potencias regulares del mundo, desgraciadamente la mujer en sus templos, que hacía vacilar ya era regularidad que con tantos trabajos iba conquistando, la haría rodar por completo, y era necesario, indispensable, que eso no aconteciera.”
“Leídos todos los artículos y puestos al debate, fueron aprobados después de larga discusión, sin modificarse en nada el proyecto presentado por el h[ermano] Cantón.” Fojas 133 vuelta, y 134, del libro de actas de las sesiones de la Gran Dieta.
Al hacer la anterior inserción, no sólo dejamos desmentidas las versiones maliciosamente esparcidas en contra de nuestro Director, sino que dejamos igualmente destruida la otra aseveración, y es, la de que no existían actas de la Gran Dieta, la que no ha dejado de trabajar en ningún período constitucional; el libro con todas las actas respectivas sancionadas por el Gran Maestre en ejercicio, y Gran Orador titular, están á la disposición de todos los hh[ermanos] que quieran verlo.


COMICs