¡Nos mudamos!
Visitenos en nuestra nueva dirección web
www.fenixnews.com

MARIO MORENO REYES, CÓMICO Y MASÓN, MÁS CONOCIDO COMO "CANTINFLAS".

Nació en el seno de una familia humilde en Ciudad de México el 12 de agosto de 1911 y falleció en la misma localidad el 20 de abril de 1993.
Fue un reconocido actor y comediante que trabajó entre los años 1930-1980. Se crío en los arrabales de Santa María La Ribera siendo el sexto hijo del matrimonio de P. Moreno Esquivel y Mª de la Soledad Reyes.
Poco después se mudaría a Tepito, un conflictivo barrio.
En 1928 se alistaría en el ejército mexicano como soldado en el batallón de la 3ª Compañía de Infantería en el que trabajaba como mecanógrafo.
Pronto su padre escribiría a las Fuerzas Armadas para dar de baja a su hijo M. Moreno, por tener dieciséis años y no veintiuno como argumentaba el impúber soldado. Al ver frustrada su vocación, M. Fortino Alfonso Moreno Reyes se introduciría en el mundo del boxeo para intentar ganarse el sustento económico.
A pesar de su fuerza y coraje, el “Chato Moreno” fue noqueado en su primer combate. Al poco tiempo lo abandonó ingresando en una compañía ambulante por su carácter cómico trabajando como payaso, funambulista y bailarín. En las carpas circenses mexicanas fue donde conocería a su futura esposa V. Ivanona, con la que contrajo matrimonio en 1934.
Desde esta fecha, “Cantinflas” interpretaría ambivalentes personajes en distintas funciones teatrales y producciones cinematográficas, “Ahí está el detalle” (1934) iniciando así el ejercicio profesional con su socio y amigo M. Medel Ruiz. En 1940 fundó la productora “Posa Film” junto a sus colegas J. Gelman y S. Riachi, quienes consolidaron su carrera como actor. Se incorporaría en 1944 a la Asociación Nacional de Actores, en la que sería nombrado Secretario del Sindicato de Trabajadores de la Producción Cinematográfica.
Mario Moreno “Cantinflas” daba sus primeros pasos en el Cine y no tardaría en convertirse en un afamado actor. Durante los años 1950-1960, reiteraría su faceta cómica, dicharachera y sarcástica que le permitiría obtener distintos galardones (como el Globo de Oro).
“Cantinflas” colaboró en más de cuarenta filmes, de los cuales escribió seis. Algunas de sus producciones en blanco y negro han tenido un rotundo éxito. Entre ellas resaltan: “Así es mi tierra” (1937); “El signo de la muerte” (1939); “El gendarme desconocido” (1941); “El supersabio” (1948); “Lluvia de estrellas” (1951); “Si yo fuera diputado” (1952); “Entrega inmediata” (1963). También participó y protagonizó películas en color, “La vuelta al mundo en ochenta días” (1956); “El analfabeto” (1960); “El señor doctor” (1965); “Su Excelencia” (1967); “El profe” (1971); “El patrullero 777” (1978) y “El barrendero” (1981).
Finalmente “Cantinflas” falleció por un cáncer de pulmón a principios de los años noventa.
Realizó su solicitud de admisión en un taller masónico en 1943 aunque “Cantinflas” ingresaría en masonería en 1948, como bien indica la firma de su acta.
Fue recibido en la logia "Chilam Balam”, localizada en el barrio de San Rafael, en el Distrito Federal, auspiciada por la Gran Logia del Valle de México, dependiente del Gran Oriente de México.
Al poco tiempo realizaría su pase a compañero y finalmente fue elevado al grado de maestro masón.
Posteriormente fue nombrado grado 33 Honorario del Rito Escocés Antiguo y Aceptado.
Tras la muerte del actor, se constituyó in memoriam la logia "Mario Moreno Cantinflas” nº 177, dependiente de la Gran Logia del Valle de México.
Las ideas filomasónicas de Mario Moreno “Cantinflas” queda patente en el papel de embajador mexicano en la Organización de Naciones Unidas que protagoniza en 1966 en la película "Su Excelencia". Allí se presenta como albañil no agremiado, es decir, masón libre o franc-masón para pronunciar un articulado discurso ante la ONU en el que el diplomático deberá elegir una de las potencias emergentes en la Guerra Fría; EE.UU. (“Colorados”) o la U.R.S.S. (“Verdes”) y posicionarse ante otros países como Alemania (Salchichonia), etc.
El diplomático mexicano defiende que las personas deben ser librepensadoras y tolerantes. En la película se contemplan algunas muertes provocadas por las divergencias políticas de los individuos, promoviendo así el beneficio del poder. El cómico defiende que no se debe ir en contra de la ley de Dios pese a que la humanidad sea destructiva y que si no se camina hacia valores como la tolerancia, la fraternidad o el respeto, el mundo acabará destruido.

COMICs