¡Nos mudamos!
Visitenos en nuestra nueva dirección web
www.fenixnews.com

Aprender a desaprender para conocer con orden


En este escrito se pueden revelar algunas cosas sin llegar a violar el secreto y la discreción necesarios que se pide a los Iniciados. Pero sí queremos dar una visión del recorrido que se hace, dar algunas ideas de lo que una persona puede vivir con la Iniciación en los Ritos Egipcios de Menfis Mizraim y su paso por los tres Grados de lo que se conoce como Masonería azul: Aprendiz Masón, Compañero Masón y Maestro Masón.




Es una especie de mapa conceptual breve que no puede describir todo lo que se contiene en la Masonería egipcia, pero que da a los aspirantes y Hermanos ya iniciados una descripción general de lo que se pretende en términos muy globales de nuestros Trabajos Masónicos,en este caso, en el Primer Grado.

Se hace con la mayor fraternidad, con la más plena libertad y con el ánimo de que la humanidad en algún momento logre la verdadera igualdad, aun en la diferencia.

¿Qué es un Iniciado Masónico Egipcio?

Podría parecer extraño este término, pero en realidad, si la historia no hubiera dado los vericuetos que ha dado, la cultura egipcia sería mejor valorada y puesta en un sitial mucho más destacado. 

Entremos en materia: un Iniciado es una persona que ha pasado por un Rito especial masónico destinado a entregarle conocimientos concentrados simbólicos y prácticos para recomenzar a partir de allí su vida y carrera masónicas. Por supuesto, la Logia es una colectividad que le ayuda y le permite al neófito comprender en sus primeros pasos todo aquello que ha vivido en su proceso iniciático el cual marca desde esa ceremonia o ritual un antes y un después que con el paso de los años se verá cada vez más marcado.

Los Ritos Egipcios de Menfis Mizraim, o Rito Antiguo y Primitivo de Menfis - Mizraïm, son un reflejo ancestral de aquellas Iniciaciones que se hacían en Egipto y de lo cual han quedado huellas indelebles que han viajado a través de diversas culturas hasta nuestros días.

Recordemos, o señalemos a quien no sepa, que muchos de los grandes promotores de la civilización occidental (y oriental, por supuesto) fueron iniciados en conocimientos reunidos por los egipcios durante siglos y siglos de existencia. La civilización egipcia logró una increíble permanencia cultural en el tiempo hasta llegar a completar más de 35 siglos de evolución con plena independencia política y social. Aunque estuvo bajo el yugo de hicsos, persas, nubios y griegos, la arqueología nos enseña que todas estas culturas fueron permeadas por la egipcia de tal forma que hay dinastías provenientes de reyes de esas naciones que, además, adoptaron sus costumbres y estilo de vida en todo aspecto, de tal forma que aun en la última dinastía hasta la llegada de los romanos, que fue de origen griego por herencia de Alejandro Magno, sólo con ellos y la llegada del cristianismo se da término a la gran era de las dinastías faraónicas.

La dinastía griega fue ptoloméica y su última faraona fue la famosa Cleopatra VII Ptolomea que protagonizó los famosos culebrones con Julio Cesar y Marco Antonio luego de lo cual se da por finalizado el período farónico egipcio.

Se llaman Ritos Egipcios porque su origen son el Rito de Menfis o Memphis y el Rito de Misraïm o Mizraïm que evolucionaron independientemente el uno del otro hasta ser unificados por el gran masón italiano Giussepe Garibaldi, el padre de la República italiana, quien recibió el título de primer Gran Maestro Mundial de los Ritos Unidos de Menfis - Mïzraim.

La fundación e impulso de la Masonería egipcia se dio en el último cuarto del siglo 18 y se fortaleció con la expedición e invasión de Napoleón a Egipto en 1798 - 1800 que estaba en manos de los ingleses. Muchos masones franceses formaron parte de la expedición como militares y otros tantos en la comisión de sabios que fue reunida para la exploración del país.

La escritura jeroglífica egipcia dejó de ser leída durante siglos, desde los tiempos romanos en que el cristianismo persiguió y arrasó con las antiguas tradiciones egipcias y en su misma tierra los antiguos sacerdotes dejaron de tener la influencia y las posibilidades de continuar con su labor, como lo hicieron durante miles de años. Dejaron de existir los escribas y quienes pudieran leer la llamada escritura sagrada egipcia.

Solamente hasta la expedición de Napoleón un joven soldado francés encontró una piedra conocida como la "piedra Rosetta" por haber sido hallada en la ciudad de ese nombre localizada en la desembocadura del Nilo cerca de Alejandría. En ella estaba inscrito un edicto real de un faraón ptoloméico en idiomas griego, egipcio demótico y en jeroglífico.

Estas escrituras fueron copiadas y llegaron a manos de Jean Francois Champollion quien logró descifrar y abrir de nuevo el mensaje milenario de los egipcios, dormido y oculto, a pesar de estar a la vista en templos y muros, durante siglos. Las profusas escrituras de los muros egipcios cobraron vida y volvieron a desatar una increíble euforia en Europa en donde la cultura hermética seguía teniendo grandes cantidades de seguidores.

Ambos Ritos, el de Menfis y el de Mïzraim, recibieron, y siguen recibiendo, un enorme caudal de conocimientos provenientes de las antiguas escuelas mistéricas de corte alquímico, rosacruz, de tradición templaria y kabalista que guardaron rasgos de la estructura de la herencia de escuelas Iniciáticas de la más remota antigüedad. Gracias a Napoleón se pudo tener la posibilidad de encontrarse con el nuevo impulso de lo que directamente los egipcios dijeron y que ahora podemos leer.

También, antiguos papiros fueron hallados y se han convetido en documentos que han entregado a la humanidad de este tiempo la visión real de lo que los egipcios pensaron sobre muchos temas en diferentes tiempos. Pero además, se encontraron las bases de lo que fue la cultura occidental subyacente en las leyendas, los mitos y el conocimiento de esta nación.

Y además, algo sorprendente de Egipto es que desde los más antiguos yacimientos arqueológicos se pueden hallar a los dioses más importantes, como Osiris, Isis y  Horus, en una fecha tan remota como el año 3.500 A.C. Esto quiere decir que su unidad religiosa, económica, política y social es en la práctica la de la una nación con una coherencia sustentada en cantidades de tiempo que ninguna nación contemporánea puede imaginar aun. Tampoco está claro para los investigadores cómo es posible que una nación aparece de la nada con esa unidad cultural que mencionamos.

Su escritura es la más antigua en el sentido de que aunque es par en el tiempo con la sumeria cuneiforme, es la que primero expresa toda clase de temas sociales. La escritura cuneiforme fue principalmente creada con fines administrativos y no fue conducto de expresión de la cultura. La egipcia la sobrepasa con creces en complejidad idiomática y por su capacidad de expresar cualquier cosa que los egipcios quisieron decir y dejar en sus textos.

De otro lado, no es posible hablar de judaísmo sin tener en cuenta sus raíces egipcias. El cristianismo también le debe cantidades de elementos culturales y simbólicos, empezando por la cruz, porque muchas de las tradiciones egipcias fueron adaptadas por los cristianos para captar a la gente del Mar Mediterráneo; el cristianismo primitivo es hijo de esas regiones y 100 % judío en sus primeros pasos, que también tenía elementos egipcios. Se debe mencionar que todos los pueblos del medio oriente fueron fuetemente influidos por la gran potencia de esa región que era Egipto. Fue la nación más estable de todos los tiempos con destacado desarrollo política,social, militar y cultural de la historia antigua de la humanidad.

Pero, aun sin que los papiros hablaran, las pirámides han sido el más grande misterio por develar que la humanidad aun enfrenta. Hay mucha información sobre esto como para enfrascarnos en el tema, pero es posible decir que es absolutamente asombroso lo hecho en estos enormes monumentos de piedra que interrogan al hombre de hoy sobre la complejidad de pensamiento y el enorme conocimiento que logró la nación egipcia antigua.

Así las cosas, no es extraño decir que una organización de tiempos modernos como la Masonería moderna haya recibido las bases conceptuales iniciáticas del Egipto faraónico. Hay muchas buenas investigaciones que nos acompañan para poder hacer esta afirmación.

No es una locura manifestar que recibimos estos conocimientos de una civilización que no tuvo la tecnología de esta sociedad tan moderna e inteligente capaz de desaparecernos a todos con el click de un botón rojo. Al contrario, la civilización egipcia fue una cultura de paz y de amor a la vida que trabajó por más de 35 siglos para encontrar formas de comportamiento social armónico basada en una religión que se aplicaba en el día a día y que tenía entre sus miras principales la trascendencia del ser humano hacia otros planos de existencia en vida y luego de la muerte.

Suena conocido para la sociedad cristiana algo como lo anterior. El cristianismo lleva dos mil años enunciando el cielo, el purgatorio y el infierno... Hasta estas figuras culturales fueron copiadas por los primeros cristianos (siglo II, III y IV) de los egipcios que no tenían un verdadero cuerpo de doctrina sino hasta la difusión de los escritos de Pablo de Tarso a quien la historia señala como el verdadero fundador del cristianismo.

El hecho de que siglos después grandes centros masónicos de Francia e Inglaterra hayan desconocido la importancia y el origen de los rituales egipcios, que son el origen de todos los rituales masónicos, no quiere decir que los rastros y la herencia de la antigüedad hayan dejado de existir: el hermetismo y las escuelas esotéricas medievales albergaron desde hace siglos el conocimiento Iniciático.

Además, señalemos que la Gran Logia de Inglaterra empezó funcionar SIN CARTA PATENTE o de autorización, de tal forma que los ingleses sostienen de manera bastante folclórica que antes de ellos no hubo ni Masonería ni conocimiento esotérico masónico espiritual... Antes de ella existieron muchas Grandes Logias de constructores y muchas de ellas ya practicaban la Masonería especulativa o la Masonería espiritual, aquella que ha sido borrada de los cánones de la cultura masónica de algunas potencias masónicas, lamentablemente (pero así tenía que ser, a pesar de todo).

Volvamos a nuestra línea de análisis: las grandes religiones del Libro, que son todas mediterráneas, en realidad son tan sólo formas exteriores de aquello profundo y secreto que siempre manejaron los Iniciados de todos los tiempos y que tuvieron a sus padres en el Egipto Eterno: los sufíes son los maestros esotéricos espirituales del mundo musulmán; su sabiduría es de una belleza increíble y muestra una perfecta y profunda comprensión del fuero interno del ser humano en sus diferentes estadios de evolución.

Y fue secreto todo este conocimiento espiritualista de la antigüedad porque es evidente que lo que se aprende en una escuela Iniciática legítima siempre se ha manejado con toda discreción por ser un cúmulo de temas que sólo pueden conocer aquellas personas que gozan de alguna manera de la madurez necesaria, y por esa vía, están signadas para ello y son elegidas por las instituciones iniciáticas para ello.

En medio de todas estas menciones hay una profunda coherencia que sólo el Iniciado logra desentrañar perfectamente para realizar los ejercicios espirituales que se deben realizar para dar vida a la Iniciación.

En fin, un Iniciado es un investigador eterno de las maravillas de la naturaleza, de los misterios que esconde la historia en todas sus épocas, un proto científico que debe esforzarse por encontrar su lugar en el Universo y su lugar en su propio mundo interior como la puerta al infinito para pasar de ser un individuo fragmentado a ser un individuo pleno y completo. 

Algunas ideas sobre los fines Iniciáticos 

La Iniciación es un portal esotérico místico diseñado para impulsar a los nuevos adeptos hacia realidades universales. Es la puerta de entrada al Amor Universal y al conocimiento de lo que Es.

El nuevo Iniciado debe calmar el asombro durante meses de no saber exactamente qué pensar sobre su ceremonia de ingreso. Nadie lo obligará a nada. Una vez recibido su Grado de Aprendiz sólo podrá comprenderlo alguien que haya vivido lo mismo, y empieza espontáneamente a cambiar su visión interior luego de su Iniciación pues poco a poco encuentra otra perspectiva de lo que cree conocer y de lo que se le presenta para comprender.

Esto quiere decir que el Iniciado es invitado (jamás obligado) a transformarse de manera sincera en sí mismo por lo que en el curso de su nueva vida masónica hay muchos elementos internos y externos que lo impelen a que revise todo lo que se alberga en su ser en continuos y cada vez más profundos procesos de introspección. El ejercicio logial le instala y le fortalece el hábito de la atención permanente, de la observación de su comportamiento cotidiano, en lo cual no es complicado descubrir todo aquello que no se desea en la propia vida, y todo aquello deseable en diversos temas que la Masonería tiene como parte de su estructura simbólica y de conocimiento.

El Trabajo Masónico en el curso del desarrollo del período en que un Hermano está en el Primer Grado, es el Trabajo de la inspiración, de la fe, del trabajo por el encuentro con el infinito universal manifestado en su fuero interior, del sueño con una espritualidad y un conocimiento plenos tanto de sí mismo, como de su entorno universal.

El Ser Masónico Aprendiz trabaja por encontrar un eje permanente que debe ser muy firme pues debe sostener enormes fuerzas que gravitarán sobre él en el futuro. Es el inicio de una construcción íntima del ser consciente en los cuales halla principios superiores como la belleza, la justicia, la igualdad, etc.

Debe decirse claramente que toda la Logia debe hacer sus mayores esfuerzos por lograr que los Aprendices reciban la mejor capacitación y todo aquello que requieran en razón a que son ellos los herederos de la tradición masónica. Desde sus primeros pasos hay que dar el mayor soporte y apoyo a aquellos Hermanos que llegan por convicción propia a hacerse parte y permanecer como Iniciados activos. Esto se hace porque el material más importante con el que trabaja la alquimia espiritual es EL AMOR que es la piedra de toque o filosofal que todo lo transforma y convierte en oro espiritual.

Para concluir, ya debe ser claro que el Aprendiz se somete a una revolución de la consciencia. No es el olvido de quién fue, sino la reconsideración de lo que ha sido, el encuentro con lo que se es sin falsas auto imágenes y la creación consciente de una proyección de lo que se quiere ser.

Cada Logia tiene su estilo y cada Maestro su mejor hacer (dijo un sabio masón), por lo que es muy respetable lo que cada cuerpo masónico logra sin que haya métodos absolutamente ideales de aprendizaje de la Masonería, Por ello, es importante decir que la naturaleza, el universo, el Sublime Arquitecto de los Mundos, deben actuar a través de quienes asumen la enorme responsabilidad de educar en Masonería a otro ser humano. Muy pocas tareas tan nobles como esta. Y más noble aun, tener la humildad de reaprender y de volver a empezar en la vida con una nueva visión, esta vez más profunda, cada vez más mesurada y con la idea de encontrar la plenitud, de trascender viejos y desvencijados esquemas de pensar y de sentir la vida.

La libertad completa de pensamiento es el objetivo de la Masonería. Y la Masonería es el ser humano que se sirve a sí mismo para hallar la plenitud, el amor universal ilimitado y el conocimiento que le permitirá convertirse en un ser completo en perpetuo crecimiento.

Normalmente todo lo anterior se logra comprender en en trabajo en grupo, por eso la Logia, porque nada de lo anterior es teórico, es un asunto vivencial.

COMICs