¡Nos mudamos!
Visitenos en nuestra nueva dirección web
www.fenixnews.com

A TODAS LAS LOGIAS BAJO LA JURISDICCIÓN DE LA GRAN LOGIA DE CUBA DE A.L. y A.M

Gran_Logia_de_Cuba


A TODAS LAS LOGIAS BAJO LA JURISDICCIÓN DE LA GRAN LOGIA DE CUBA DE A.L. y A.M.


A todos los Masones Cubanos: Salud, Fuerza y Unión.


Cuando me desempeñaba como Representante de mi RL Sol de Cuba, oía con interés cada intervención del Ex Gran Maestro I.H. Basilio A. Barreto, por quien llegué a profesar una alta estimación aún sin conocernos personalmente. En mi piedra fueron esculpiéndose muchas enseñanzas gracias a su maestría y poder de trasmisión, que no solo valieron para entender el ámbito masónico, sino también para utilizarlas en mi vida personal, por lo que solo me quedarían palabras de agradecimiento para nuestro querido Ex Gran Maestro.


Igualmente escucho atentamente cada intervención del  Soberano Gran Comendador I.P.H Lázaro F. Cuesta, tanto en los Altos Grados como en las Logias llamadas Simbólicas y también he recibido gran carga de conocimientos y esperanza cada vez que lo escucho. No solo en ideas, sino también en la acción, nos ha motivado a muchos su línea de trabajo.


Dos Grandes Hombres de la masonería cubana. Así vemos casi todos los masones a esas dos figuras de nuestra Institución.


Sin embargo se percibe en la Carta de los Tres Ex Grandes Maestros un sentimiento de negatividad ante la figura del Soberano. No se puede ver con agrado que tan elevadas figuras de la masonería utilicen ese lenguaje para quienes hasta hace unos días era su Soberano Gran Comendador donde juraron lealtad.


Hablo a título personal, pero estoy seguro que muchos coincidirán conmigo que no ven en la figura del soberano a un (y cito) “pretendido caudillo” con “una desmedida ambición personal que ya da muestras categóricas de un despliegue de exagerado personalismo en su actuación y manifestaciones”. Vemos en él un masón con personalidad, un hombre de ideas y de trabajo, que ha luchado por causas de vital interés para la masonería, no solo en el terreno de la palabra, sino también en el terreno de la acción. Y HA TENIDO EXITOS. No se puede confundir personalidad con personalismo. Personalidad es la que hace falta para ser Gran Maestro y de lo que desgraciadamente no hay abundante en la actualidad.


Sería muy frágil la masonería (y cito) si “la figura de un hombre pueda romper la independencia que siempre ha tenido como base la  Institución”. Hoy no es el Soberano ¿pero pueden contar cuantos Efectivos del Supremo Consejo han ocupado altos cargos como Grandes Funcionarios hoy y siempre? ¿Ha influenciado en algo o perjudicado esa dualidad el trabajo de la Gran Logia? Creo todo lo contrario: que la fortalece y fomenta la unidad. ¿Y qué hay de la Figura del IH Roberto Luis Ferrer, quien aunque por poco tiempo fue el IPH Soberano Gran Comendador del Grado 33, muy convenientemente no se menciona? Será acaso por no considerar su gestión exitosa cuando se plantea y cito:   “No hay antecedentes que un Soberano Gran Comendador haya simultaneado con éxito la condición de Gran Maestro”.


Está poco fundamentada legalmente la opinión de que no deben simultanearse ambos cargos, porque parece ser que los tres ex Grandes Maestros se contradicen al dar a entender que a lo mejor con otro hermano de mayor capacidad si funcionaría y cito: “…Carlos Piñeiro y Ricardo Mestre Llano, que nunca pretendieron esa hegemonía y que de seguro hubieran tenido en lo personal las capacidades suficientes para amainar la inconveniencia de ese monopolio jerárquico…”. En ese supuesto caso solo habría sido una “inconveniencia salvable”, planteando muy claramente que suponen al Soberano IPH Lázaro Cuesta con falta de capacidad para asumir ambos cargos. Es una opinión muy personal porque es conocida la capacidad de trabajo del Soberano que ha llegado a asombrar a quienes lo conocen. Pudiérase  hablar además de su comprometimiento, honestidad, dedicación, humanismo, visión, poder de decisión y valor. Todos, atributos imprescindibles y también escasos en la actualidad.


No se hace en ésta necesario hablar de leyes porque ya es de conocimiento que el Hermano Lázaro Cuesta renuncia a su mandato como Soberano para dedicarse a aspirar a Gran Maestro. Tampoco sería necesario hablar del artículo mencionado de la CMI, que dice lo que sabemos cuándo especifica “la jurisdicción exclusiva sobre los tres grados simbólicos sin compartir su gobierno con ningún otro organismo”.  No dice que un mismo hombre no puede ocupar ambos cargos. Un hombre no es un Organismo.  Según lo mencionado en los tres párrafos anteriores, estoy seguro que para otras condiciones y otros hombres, (y visto el “poder” de interpretación latente en nuestra legislación), la interpretación podría haber sido muy distinta. Alguien me dijo una vez: cuando la Política entra a la sala de Justicia, la Ley sale por la otra puerta.


Llama poderosamente la atención que los tres Ex Grandes Maestros describen una serie de supuestas violaciones del Supremo Consejo del Grado 33 del REAYA, cuando ellos mismos eran miembros de ese Supremo Consejo. La mayoría de los masones no estamos al tanto, por eso me pregunto: ¿Siendo miembros de ese SCG33, no tendrían la misma responsabilidad ante violaciones e invasiones? ¿Escribieron artículos, levantaron la voz, protestaron ante el Soberano  en cada momento que sucedió cada una de ellas? ¿O solo pasaron a ser criticables a partir de la aspiración del Hermano Lázaro Cuesta a Gran Maestro? A propósito cabría preguntar: ¿También le manifestaron la opinión negativa que tenían sobre su personalidad y supuestas ambiciones, antes de presentar su renuncia como Grandes Inspectores Generales de la Orden?


Hemos visto mucho candidatos hacer campaña para sus aspiraciones como Gran Maestro u otro cargo en la Gran Logia de Cuba en vísperas de las elecciones. A nadie se le ha ocurrido, por muy vacías y demagógicas que hayan sido, criticarlas. Antes de aspirar a Gran Maestro estamos oyendo hablar al VH Lázaro Cuesta del Hogar Nacional Masónico. No es campaña lo que ha hecho: es  TRABAJO. Ha lavado una cara sucia de la M.C. y por supuesto que no pudo hacerlo solo, porque supo movilizar y aglutinar a hermanos y funcionarios profanos para un fin, en un ejercicio de liderazgo que no se ha visto en ningún otro Funcionario Masónico desde hace tiempo. No veo justo que sea atacado por eso. Y a propósito, el Supremo Consejo si ha aportado dinero a la causa del Asilo Masónico. No era necesario para ganar en credibilidad, poner que (y cito) “el Supremo Consejo nunca ha contribuido con un solo centavo a su sostenimiento”


El Tratado de Amistad y Mutuo Reconocimiento es respetado por ambas partes y lo peligroso es que se aliente una opinión sobre que una Parte no lo cumple. Ya lo vimos en circulares, ahora en cartas abiertas de Ex Grandes Maestros. ¿Cómo pueden ser  responsables aquellos escritos que atacan, para crear estados de opinión que alienten una ruptura? Si así fuera siéntense en la mesa de conversaciones y resuelvan cualquier problema, porque no somos los masones, que no estamos al tanto de esas luchas internas, ni la masonería cubana, los que debamos pagar el precio de una separación por intrigas ni partidismos. Cuba y EE.UU. se han sentado a conversar y sus diferencias siempre han tendido a irreconciliables. No puede entenderse que hermanos que estamos en uno y otro lado nos enemistemos con nosotros mismos. Qué triste suena al oído, como amenaza de extraño, esa de: ¿Qué ocurriría si Logias Simbólicas dueñas de sus templos se negaran a que los Cuerpos Escoceses siguieran trabajando en ellos?


En todo eso si veo campaña, pero de otro tipo. Sabemos que hay un proceso electoral próximo y hay preferencias por diferentes ámbitos. Es otra la candidatura que apoya La Gran Logia. Hace tiempo vamos notando quienes son y quienes no son aceptables. Utilizando con permiso las mismas palabras que nuestros tres EX Grandes Maestros, no debemos tampoco ignorar algunas realidades esenciales en el discursar de estos últimos años en nuestra Institución. Quien primero mostró su intención de aspirar a Gran Maestro, el entonces Gran Secretario VH William Rojas Aguilar fue acusado y posteriormente expulsado de la Fraternidad. El Presidente y el Secretario de la Corte que los juzgó y encontró culpables, ahora aspiran con grandes posibilidades a Gran Maestro y Gran Secretario respectivamente. Poco después mostró su interés el entonces Diputado Gran Maestro VH Lázaro González Valdés, quien inmediatamente fue acusado por la misma persona y expulsado también de la Fraternidad. (Aunque la Alta Cámara decidió no aceptar la expulsión, y dio su mandato para que la Corte los restituyera en sus derechos según Ley, todos sabemos que anticonstitucionalmente y desoyendo el mandato de la Alta cámara, la Corte no ha ejecutado ese acuerdo). Ahora aparece otro candidato con fuerza: el VH Lázaro Cuesta Valdés.  Amén de la entereza, honestidad y conocimiento de los hermanos Máximo Yut y Ernesto L. Ocaña, éste parece ser el que mayor peligro representa. Realmente temo, (y deseo que así no sea), que haya comenzado la  oleada de ataques.


Yo sé por carne propia que la Corte no necesita buenas razones ni Ley, para acusar y privar de derechos, así como para sobreseer a quienes entienda. En ésta reflexión mía, me hubiera gustado hacer un poco de historia, como lo hacen en su carta los tres Ex Grandes Maestros, pero como lo vi demasiado superfluo y desentonado para el objetivo que se perseguía, no quiero cometer el mismo error.


Con más, pero sin tiempo ni espacio, y deseando que nuestra piedra bruta sea despejada de tantas imperfecciones, les ofrezco un Triple Abrazo Fraternal, y que el GADU nos de fuerza para reconocer donde está la Verdad y la Razón.



MM Carlos A. Pírez Benítez, febrero 24 de 2015

COMICs