Image Image Image Image Image Image Image Image Image Image

FENIXnews | December 21, 2014

Scroll to top

Top

comentarios
2012-03-18

Logias Masónicas Mexico

La primera Logia Mexicana fue fundada en el año de 1806 por el español Don Enrique Mugi en la casa de Don Manuel Luyando, regidor del Ayuntamiento, también de origen español, en el callejón de las Ratas No. 4, de la Ciudad de México. Los hermanos masones que integraron esta Logia del Rito de York fueron: el Marqués de Uluapa, el Lic. Primo de Verdad, Gregorio Martínez, Feliciano Vargas, José María Espinosa, Miguel Betancourt, Ignacio Moreno, Miguel Domínguez y otros. Esta Logia era en realidad un centro de conspiración política en la que fue iniciado el cura Miguel Hidalgo y un amigo suyo Miguel Allende.

Un vecino que vivia frente a la casa de Luyando, llamado cabo Franco, denunció a las autoridades que ahí había una logia y varios de los hermanos fueron encarcelados, entre ellos los licenciados Azcárate y Verdad; este último fue sentenciado a muerte por el tribunal de la Santa Inquisisición. Estos hechos ocurrieron en el año 1808.

Debido a la persecución de que fue objeto la masonería, no se volvió a hablar de ella, hasta el año de 1813 en que se fundaron en nuestro país las primeras logias del rito escocés con la iniciativa de algunos soldados franceses que llegaron a México, pués en la francmasonería francesa dominaba el Rito Escocés.
En el año de 1816 se fundó la primera Logia de provincia en Veracruz, la logia “Amigos Reunidos” n° 8.

En el año de 1817 se fundó la segunda Logia de provincia en la Ciudad de Campeche, llamada “Reunión a la Virtud” No. 9. Y poco después la Logia “Tolerancia” No. 6 en Ciudad del Carmen.

Estas tres Logias de Provincia obtuvieron su Carta Patente directamente de la Gran Logia de Louisiana, E.U.A., para trabajar con el Rito de York. Las Logias del Rito Yorkino se vieron obligadas a cesar su actividad masónica en virtud de la presión política ejercida por las Logias del Rito Escocés que rápidamente se propagaron por todo el país auspiciadas por el General Nicolás Bravo.
Corría el año de 1818, cuando se introdujo la primera sociedad masónica en Yucatán. Su aparición en la Península posiblemente ocurrió de dos formas:
La primera, apunta hacia aquellos sanjuanistas desterrados a San Juán de Ulúa, en donde se mezclaron con otros presos encarcelados por causas políticas, algunos de ellos iniciados en el secreto de las sociedades masónicas. Entre estos desterrados sobresale la figura de Lorenzo de Zavala, quien a su regreso a tierras yucatecas, si bien guardo cierta circunspección ante las autoridades sin comprometerse en ninguna combinación política, en ciertos círculos y con ciertas gentes comenzó a predicar las insignias masónicas.
La segunda, se relaciona con la presencia en Campeche de varios desterrados constitucionales que se dirigían hacia España a bordo de la fragata Ifigenia y a quienes un accidente en altamar los hizo arribar a playas yucatecas, contándose entre los náufragos  a varios masones distinguidos.
Sea como fuese el origen del inicio de la masonería en Yucatán, a partir de su aparición estas sociedades secretas tuvieron un fuerte impacto en la organización social y política de la entidad, contándose entre sus miembros a militares, ricos comerciantes, clérigos, frailes y empleados de gobierno.
El carácter secreto de esta organización fue el arma oportuna para que los liberales pugnaran por revertir el orden político impuesto y restablecer el imperio de la Constitución, pues la prohibición de las reuniones públicas hacía de la masonería el único medio por el cuál pudieran expresarse los ideales.

La falta de partidos políticos en este entonces obligó a los simpatizantes liberales a integrarse a las logias , lo mismo que antiguos rutineros, religiosos y militares, lo que dio impulso a la presencia de las logias en la región, permitiendo sus reuniones sin la persecución de las autoridades civiles y eclesiásticas que legalmente las tenían vedadas.

Es  hasta 1818 que Lorenzo de Zavala funda en Mérida la logia”fidelidad americana”, en Valladolid “la matamoros” y en Calkiní, Campeche la “federal mexicana”……..igualmente en esta época surgen “la aurora” y “el iris de la paz”, todas del rito Yorkino, ya que Zavala pertenecía a esta corriente.

Es hasta 1822, que se tiene conocimiento que se  adopta el Rito Escocés , con las primeras logias que se situaron en una casona expropiada al clero durante la Reforma, de la calle 59 por 62 y 64 ( que en la actualidad es un estacionamiento público).

Como podemos ver hasta el siglo XIX, la masonería y su sentimiento liberal ocasionaba pugnas entre los distintos ritos ya establecidos en México, pero eran el punto de partida para ir conformando la República, el desorden administrativo ocasionaba también que hasta orientes como el de Estados Unidos de América pudiese otorgar cartas patentes aún existiendo el Supremo Consejo de México…….por  lo que deberemos entender los diferentes contextos históricos que se vivían en estos momentos, así como las influencias Europeas de libertad.

El Rito Escocés Antiguo y Aceptado, resurge en Yucatán en el siglo XX, durante la Revolución de 1910, y es el 24 de abril de 1913, que se constituye en Mérida una Gran Logia de Estado, la cuál es bautizada con el nombre de “LA ORIENTAL”,teniendo bajo su amparo a las RR:. LL:.SS:. RENACIMIENTO N° 1, ERMILO G. CANTON N° 2, Y GALILEO N° 3; fungiendo como Gran Maestro Ernesto Patrón Villamil. Esta primera Gran Logia de Yucatán nace bajo los auspicios de la G:.L:. UNIDA MEXICANA DEL ESTADO DE VERACRUZ, con autoridad en toda la península, es decir, Yucatán, Campeche, Territorio de Quintana Roo y Honduras Británicas ( Belice)

De 1918 a 1922 todas las Grandes Potencias de la República reconocían a la Oriental como gran potencia.

El 4 de febrero de 1922, se ocasiona un cisma en la G:.L:.  “LA ORIENTAL”, dada por la expulsión de algunos de sus miembros, dando lugar a que el 24 de junio de 1923 la G:.L:. VALLE DE MÉXICO, apoyada por el Supremo Consejo de México, autorice a las RR:.L:.S:. ESTABILIDAD N° 12, FIAT LUX N°14 Y FÉNIX N° 17, a constituirse en una GRAN LOGIA DE ESTADO denominada “LA PENINSULAR”,con jurisdicción en los estados de Yucatán, Campeche Quintana Roo y Belice, Honduras Británicas; trabajando en un local de la calle 61 n° 551, con jurisdicción igual a la de “LA ORIENTAL”.

A raíz de estos problemas , el Supremo Consejo de México desconoce a la Gran logia “ La Oriental”.
Por estas épocas ya existían en Yucatán de nuevo pugnas entre HH:. masones liberales y masones socialistas ( entre estos los hermanos Carrillo Puerto).

El Supremo Consejo, para reparar los males causados a los HH:. yucatecos en balaustre n° 98 de fecha 11 de enero de 1926 dictamina dejar en libertad a las Grandes Logias para que resuelvan sus dificultades en sus diferentes jurisdicciones, derogando todas las disposiciones , leyes y decretos o sentencias que se opusieran a esa resolución, DESCONOCIÉNDOSE ASI A “LA PENINSULAR”, que con su apoyo se fundó Y RECONOCIENDO NUEVAMENTE LA AUTORIDAD DE “LA ORIENTAL”.

Entre 1926 y 1927, aquellos masones expulsados de “la oriental” y también expulsados de “la peninsular”, fundan otra Gran Logia “la peninsular” QUE ES RECONOCIDA POR EL SUPREMO CONSEJO DE MÉXICO, desconociendo a la anterior del mismo nombre…. por lo que en Yucatán, funcionaban tres Grandes Logias una “la oriental y dos Grandes Logias denominadas “la peninsular”.

El 23 de octubre de 1924, la Gran Logia Occidental Mexicana, dirigida por su gran maestro Poletti, envía plancha circular, invitando a la Gran Logia Peninsular de la cuál el Hermano Isidro Gonzalez era su MRGM, invitándolo para la realización de un Congreso Masónico, enla ciudad de Guadalajara jalisco.

Después de este magno Congreso, los Hermanos de las Logias de Yucatán, se reunen en gran asamblea el 14 de septiembre de 1928 y concertan su unificación. Así nace la  GRAN LOGIA “ UNIDA LA ORIENTAL PENINSULAR”, año en que también se publica su código masónico.

Por estas razones es que se tiene conocimiento de la fundación del SUPREMO CONSEJO DEL SURESTE, con sede en Mérida , el cuál publica su constitución el 1 de abril de 1928, con el fin de restablecer el orden en la masonería filosófica de su jurisdicción así como de los grados simbólicos, fungiendo como Soberano Gran Comendador Andrés Peraza Lara.

Así pues, los problemas originados por las expulsiones y las desavenencias entre ambos poderes masónicos, así como la invasión entre sí de ambas jurisdicciones que ocasionaban continuos enfrentamientos, hacen que el 14 de septiembre de 1928 los miembros de ambas logias concertaran su unificación fusionándose con el nombre de GRAN LOGIA “LA ORIENTAL PENINSULAR”, siendo su Gran Maestro José Hernández Lanza, cediéndose la jurisdicción que se tenía sobre el estado de Campeche, y naciendo así la GRAN LOGIA CAMPECHE.